Vivir
Aumentan un 20% en verano los casos de fascitis plantar por el uso de chanclas

Otras lesiones frecuentes son: esguinces, fractura de dedos, dolor articular...

El uso de chanclas de forma habitual es peligroso para la salud del pie. Aunque se trata de uno de los modelos de calzado más escogidos en verano tanto por hombres como por mujeres, lo cierto es que su uso continuado provoca lesiones en los pies: fascitis plantar, rotura de dedos, esguinces y úlceras

Pies en la playa
Pies en la playa

En esta época del año, es habitual que la mayoría de las personas utilicen chanclas como su calzado ordinario y esto es un error que está acarreando problemas para la salud. Por este motivo, los expertos aconsejan evitar su uso o por lo menos limitarlo. Argumentan que “se trata de un calzado que no sujeta el pie y el riesgo de lesiones es muy alto”.

Según ha sabido El Confidencial Digital, gracias a varios podólogos de la Comunidad de Madrid, los casos de fascitis plantar han aumentado un 20 por ciento en verano por el uso continuado de este tipo de calzado. Los expertos afirman que la fascitis plantar se produce cuando se inflama la fascia plantar que es una banda de tejido elástico que va desde el calcáneo hasta la zona metatarsal -debajo de los dedos del pie-.

“La inflamación de dicha conformación en la zona en la que la planta del pie se inserta con el calcáneo es lo que conocemos como fascitis plantar”.

Aseguran que: ”la fascia plantar tiene una gran función biomecánica al caminar: es la responsable, junto con otras estructuras del pie, de mantener el arco plantar, de absorber y devolver la energía que se produce cuando el pie impacta contra el suelo y de proteger los metatarsianos- desviando el exceso de flexión dorsal de los dedos-”.

Otros de los daños más comunes por el uso de chanclas son: esguinces, dolores en el talón y arco del pie y fracturas en lo dedos. Al no disponer de un soporte apropiado al pie, existe una propensión a arquear los dedos para sostenerlas. Esto provoca que los pasos que se den sean más cortos, por lo que hay que realizar un esfuerzo extra al caminar.

Esta acción, en apariencia inofensiva, supone extender de forma exagerada músculos y tendones, sin ser conscientes de que al andar con este tipo de calzado se estira demasiado la fascia plantar, pudiendo llegar a causar rotura, inflamación, o dolor, entre otros daños.

Daños que provocan el uso continuado de chanclas

El uso de chanclas no es igual de perjudicial para todas las personas que las utilizan. En función de la fisonomía del pie, la actividad que realicemos, la forma y la categoría de los materiales, las lesiones podrán variar siendo más o menos severas.

Las lesiones más frecuentes son:

Lesiones menos leves: esguinces, dolores en talones y arco del pie.

Lesiones más graves: fracturas en los dedos,fascitis plantar o, incluso, juanetes. Además, es peligroso utilizarlas como calzado habitual porque incrementan el riesgo de accidentes como tropiezos o enganches al subir o bajar escaleras.

Usuarios más afectados por el calzado

Desde las clinicas de podologia se ha señalado que las personas diabéticas o con problemas de circulación son las más propensas a lesionarse.

Es frecuente que este tipo de pacientes tengan reducida la sensibilidad en los pies. Una lesión de estas características, en personas que por diferentes motivos puede que no noten el dolor, llega a generar una dolencia grave.

Las chanclas menos perjudiciales

Deben sujetar adecuadamente el empeine y el tobillo. Las chanclas que más utilizan las personas en el periodo estival no llevan cambrillón-pieza que da firmeza a la suela-. Esto hace que no sea un calzado estable y que aumente el riesgo de producirse un percance.

Los podólogos aseguran que: “La suela debe estar compuesta de un material semirígido, abultado y de alta compacidad que suavice los golpes de los pasos al andar.” “Que tenga la forma ergonómica del pie para adaptarse a la pisada adecuadamente”.

Los médicos advierten que se debe “evitar el uso prolongado de chanclas que no estén homologadas por alguna marca”. Debido a que en muchas tiendas, no especializadas en calzado, se fabrican con materiales que contienen compuestos tóxicos y pueden   provocar alergias y otras alteraciones en la piel.

Outbrain

Etiquetas: Médicos y Enfermeros, verano, chanclas, Fascitis plantar, Podologos, personas diabéticas