Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El Ayuntamiento de Madrid tiene constancia de que chicas de 15 y 16 años ejercen la prostitución en el centro de la capital. No se han tomado medidas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La lacra de la prostitución ha cobrado un giro dramático tras la constatación, por parte del Ayuntamiento de Madrid, de la presencia de menores de edad entre las prostitutas que ejercen en el barrio más céntrico de la capital.

Según fuentes de la seguridad municipal consultadas por El Confidencial Digital, se trata de jóvenes de Europa del Este, que en ocasiones llegan a tener dieciséis e incluso quince años de edad, lo cual agrava tanto la repercusión moral y penal de las mafias que controlan este comercio carnal como el propio estatuto jurídico de las menores.

En su lucha contra la prostitución callejera, el Ayuntamiento, recuerdan las fuentes consultadas, cerró al tráfico el noventa y cinco por ciento del recinto de la Casa de Campo. Con todo, las prostitutas siguen presentes, incluso a plena luz del día, en la zona céntrica de la capital, el entorno de la Puerta del Sol y la Gran Vía.

Ante estos nuevos casos detectados por los servicios de seguridad municipales aún no se han tomado las medidas oportunas para evitar que las mafias introduzcan a estas jóvenes en el mundo de la prostitución.

En 2007, el consistorio instaló cámaras de vigilancia en la calle Montera, recientemente peatonalizada, y se ha inaugurado asimismo una comisaría de la Policía Municipal en la misma vía. Con todo, las fuentes consultadas afirman que las batidas contra los proxenetas y el control estadístico de la situación no pueden terminar con un problema que radica, en buena parte, en la persistencia en la zona de pensiones que dan servicio a las prostitutas y sus clientes. La política de la alcaldía dirigida por Alberto Ruiz-Gallardón pasa por incentivar el abandono de estos negocios, si bien se matiza que este punto “aún es cuestión de tiempo”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··