Lunes 21/05/2018. Actualizado 08:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Difundir rumores falsos sobre la vida privada de un trabajador es acoso laboral. Leire Pajín distribuye en el ministerio de Sanidad un protocolo de actuación ante casos de ‘mobbing’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si expande un rumor falso sobre la vida privada de un compañero de trabajo podrá ser acusado de ‘mobbing’. Este es solo uno de los casos en que los que podría ser denunciado en el ministerio de Sanidad atendiendo al protocolo de actuación ante situaciones de acoso laboral repartido entre los funcionarios del departamento que dirige Leire Pajín.

La instrucción parte de una resolución de 5 de mayo de 2011 de la Secretaría de Estado para la Función Pública, que establece el modo de actuación frente al acoso laboral en toda la Administración General del Estado.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, estas pautas han sido difundidas internamente entre el personal del ministerio de Sanidad para “garantizar el apoyo y asesoramiento a las víctimas de estas situaciones”. Su distribución se produce a tan solo unos días de las elecciones generales.

ECD ha tenido acceso al documento completo que recoge las conductas consideradas como acoso laboral. En síntesis, serían las siguientes:

-- Difundir rumores falsos sobre el trabajo de un empleado o de su vida privada.

-- Dejar al trabajador de forma continuada sin ocupación efectiva, o incomunicado, sin causa alguna que lo justifique.

-- Dictar órdenes de imposible cumplimiento o con los medios que al trabajador se le asignan.

-- Ocupación en tareas inútiles o que no tienen valor productivo.

-- Acciones de represalia frente a trabajadores que han planteado quejas, denuncias o demandas frente a la organización, o frente a los que han colaborado con los reclamantes.

-- Insultar o menospreciar repetidamente a un trabajador.

-- Reprenderlo reiteradamente delante de otras personas.

En el protocolo también quedan reflejadas aquellas conductas no calificadas como ‘mobbing’, aunque sin perjuicio de que puedan ser constitutivas de otras infracciones:

-- Modificaciones sustanciales de condiciones de trabajo sin causa y sin seguir el procedimiento legalmente establecido.

-- Presiones para aumentar la jornada o realizar determinados trabajos.

-- Conductas despóticas dirigidas indiscriminadamente a varios trabajadores.

-- Conflictos durante las huelgas, protestas, etc.

-- Ofensas puntuales y sucesivas dirigidas por varios sujetos sin coordinación entre ellos.

-- Amonestaciones sin descalificar por no realizar bien el trabajo.

-- Conflictos personales y sindicales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··