Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

González-Sinde cambia la composición del jurado del Premio Nacional de Historia días después de las polémicas biografías ‘derechistas’: incluye a miembros afines al PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Ministerio de Cultura ha convocado el Premio Nacional de Historia de España del año 2011. Pero la convocatoria de este año tiene una peculiaridad. Ángeles González Sinde cambió el jurado pocos días después de la presentación del polémico Diccionario Biográfico Español para incluir miembros afines al PSOE.

La obra sobre la vida de 43.000 notables españoles se presentó el pasado 26 de mayo en la Real Academia de Historia. Se trataba de los primeros 25 tomos (sobre un total de 50) de este proyecto que ha costado diez años de trabajo y 6,4 millones de euros aportados por los Ministerios de Educación e Industria.

Pocos días después de la presentación surgieron las primeras protestas. Varias entradas del Diccionario fueron duramente criticadas bajo la acusación de incluir una visión parcial de algunos personajes y épocas reseñadas.

Unos días antes, el Ministerio de Cultura había firmado (con fecha 23 de mayo) una resolución en la que se explicitaba la composición del jurado del Premio Nacional de Historia. El texto firmado por Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, fue publicado el 31 de mayo en el Boletín Oficial del Estado.

Sin embargo, El Confidencial Digital ha podido constatar cómo el pasado 21 de junio, el BOE publicó otra resolución (fechada el 14 de junio) con un único fin: modificar la providencia firmada sólo tres semanas antes para “incluir una representación” de instituciones que habían quedado fuera del jurado.

El objetivo de esta adenda, se explica en el documento, es mejorar la “riqueza, pluralidad y rigor” de las deliberaciones. Pero una lectura atenta de las modificaciones efectuadas permite constatar otra cosa.

En la primera disposición del 23 de mayo (el lector puede consultarla aquí) el jurado incluía los siguientes miembros:

-- Presidente: El Director General del Libro, Archivos y Bibliotecas. -- Vicepresidenta: La Subdirectora General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas o la Subdirectora General Adjunta de la Subdirección General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas. -- Vocales: Los dos autores galardonados en las dos convocatorias anteriores con el Premio Nacional de Historia de España. -- Un miembro o representante de la Real Academia de la Historia. -- Un miembro o representante de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. -- Un miembro o representante de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. -- Un miembro o representante de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. -- Tres profesores de Universidad de distintas especialidades de Historia, propuestos por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) y la ministra de Cultura.

Pues bien. El segundo auto dictado el 14 de junio (consúltelo aquí) establece curiosamente que también van a formar parte del jurado:

-- Un miembro o representante del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales. -- Un miembro o representante del Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas. -- Un miembro o representante elegido por alguna de las principales Asociaciones o Sociedades de historiadores existentes en España. -- Un miembro o representante de Centros de Estudios de Género, perteneciente al ámbito universitario o de reconocido prestigio.

Hay que decir que en las dos primeras instituciones el PSOE tiene total capacidad de decisión e influencia. En las dos restantes, la resolución le permite la suficiente discrecionalidad como para elegir a historiadores o profesionales sensibles a una determinada ideología.

En medio de estas dos providencias, como decimos, tuvo lugar la polémica con la Real Academia de Historia que dirige el asturiano Gonzalo Anes.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·