Martes 16/01/2018. Actualizado 13:36h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Los ciegos no pueden leer a Harry Potter: sólo el 5% de los libros que se publican en Braille y audio son accesibles para invidentes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las restricciones de los derechos de autor dificultan a las personas ciegas el acceso a la literatura ya que las organizaciones de ciegos no pueden hacer circular y compartir los libros. La saga de Harry Potter, por ejemplo, sólo cuenta con algunos ejemplares en braile y en audio en inglés, por lo que llevar este ‘best seller’ a las personas ciegas de otros países resulta muy caro y casi inviable.

El ex eurodiputado español, David Hammerstein, nacido en los Ángeles, y representante de Los Verdes, denuncia la discriminación a la que son sometidas las personas ciegas a la hora de tener acceso a la lectura.

Según los datos que maneja Hammerstein “más de 300 millones de personas ciegas deben vivir sin libros por las reglas de propiedad intelectual, solo el 5% de la literatura en braille y en audio se encuentra en un formato accesible a las personas ciegas y muchos otros libros no pueden circular por no existir en formatos abiertos e interoperables”.

El ‘best seller’ Harry Potter, que ha vendido millones de copias en todo el mundo y ha ‘enganchado’ a niños y adultos, es sólo un ejemplo de las muchas publicaciones a las que las personas invidentes tienen serios problemas para poder acceder. Entre otras cosas, porque sólo existen un par de ‘copias maestras’  en braille pero en inglés, cuyo coste de traducción es considerable.

Con el paso de los años se ha avanzado mucho en limitar las desigualdades que las personas invidentes encuentran en su día a día: tareas como navegar por Internet o chatear eran casi impensables para las personas ciegas hace unos años pero ahora, ya son muchas las webs que han mejorado las técnicas y han hecho formatos accesibles para los invidentes.

Sin embargo, los datos sobre las obras publicadas con formato accesible revelan que queda mucho por hacer en este aspecto. No hay que olvidar que tener acceso al conocimiento es un derecho y esto fue lo que se argumentó en una conferencia sobre el acceso a la lectura de las personas ciegas, en la que se pedía una regulación de los derechos de autor que tuviera en cuenta las necesidades de este grupo social.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··