Martes 24/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Inmolarte o torturar a un hombre con una motosierra: los juegos online de extrema violencia y fácil acceso a menores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las páginas de juegos online más conocidas de Internet incluyen juegos de extrema violencia accesibles desde cualquier ordenador. Se les suele calificar como juegos “bestias” o “sangrientos”, pero en ningún momento se anuncia que no son recomendados para menores de 18 años.

Internet se ha convertido en una de las mayores plataformas de ocio Las principales páginas de este tipo de entretenimientos incluyen en su catálogo diversos juegos caracterizados por su extrema violencia.

Algunos de los juegos violentos que recoge El Confidencial Digital son los siguientes:

--Uno de los más llamativos se titula “La tortura 2” y se puede jugar en la página Minijuegos.com, una de las más visitadas y con sede en Madrid. El texto que anima a probarlo dice: “Quítate un poco de estrés torturando a este personaje, usa una cuchilla, una cuerda, clavos, etc”.

Cuando se accede al juego, se puede ver a un hombre sin ropa colgado de sus muñecas. A la derecha de la pantalla hay un menú donde se puede escoger el utensilio que se usará para torturar. Además de los ya citados, hay una pistola, una escopeta, una metralleta, una motosierra y varillas para empalar al personaje. Mientras se va progresando y se van mutilando distintas partes del cuerpo la pared del fondo va poco a poco llenándose de sangre.

Puede llegar incluso a verse los tendones y los huesos del cuerpo. El objetivo del juego es desfigurar lo máximo posible a la persona –al que por cierto se le puede poner la foto que se quiera- evitando que se muera desangrado. Para ayudar a evitarlo se ve una barra con el nivel de sangre que le queda a la víctima.

--‘Kazaboom, el suicida’, presente en Parchís.com, es otro de los juegos en los que se encarna a un terrorista suicida que camina por la calle entre hombres, mujeres y niños. Consiste en encontrar el momento perfecto para pulsar el botón e inmolarse, llevándose por delante al mayor número de personas posibles. Tras la explosión, aparece un marcador con los resultados del atentado, divididos entre hombres, mujeres y niños y muertos y heridos.

En la página Qjuegos.com se puede encontrar el juego ‘Short Bus Rampage’ con la siguiente descripción: “Este conductor del autobús del colegio esta harto de niños, ayúdale a acabar con ellos pillándolos”. El jugador se pone al volante de un vehículo escolar que persigue a los niños por el patio del colegio para atropellarlos. El resultado es que los menores quedan tirados en el suelo rodeados de un charco de sangre.

 

--Uno de los juegos más realistas consiste en ponerse en la piel de un cirujano que tiene que operar diversas heridas de forma improvisada, incluso llegado el momento, amputar un miembro. Se llama ‘Dark Cut’ y se puede encontrar en cualquiera de las páginas anteriormente citadas.

--También existen juegos menos populares pero igualmente sangrientos, como el ‘Death Game’ –El juego de la muerte- presente en Qjuegos.com, en el que el usuario tiene que aguantar lo máximo posible en la vía del tren para saltar en el último momento. Puede ser descuartizados por el tren.

--‘5 Finger Filet’: se juega con una mano extendida y un cuchillo que debe golpear entre los dedos. Si hay fallos se producen amputaciones.

--Circula también una versión ‘suicida’ del popular juego ‘Tetris’. La variante consiste en colocar las fichas de manera correcta: si hay errores el niño que contempla el juego se suicida de un tiro en la sien.

Ninguno de de los videojuegos se encuentra precedido de un mensaje que advierta de su crueldad o avise de que no es recomendable a menores de 18 años. No hace falta registrarse como adulto para acceder a estos contenidos.

Este confidencial se ha puesto en contacto con dos institutos públicos de enseñanza en España para comprobar si el acceso a estas webs desde las aulas es tan sencillo como desde cualquier otro ordenador. En los dos casos “no hubo ningún problema” para acceder, aseguran los docentes consultados.

La violencia en los productos de ocio que salen al mercado -como películas o videojuegos- está regulada por una ley de protección de la infancia y la juventud. Sin embargo, en Internet hay un vacío legal al respecto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·