Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La base antártica Juan Carlos I se moderniza utilizando materiales del AVE y el Airbus: poliéster reforzado con fibra de vidrio de primera calidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La base española Juan Carlos I afronta su segundo año de obras incorporando a su plantilla casi medio centenar de trabajadores. Los proyectos de investigación que se llevan a cabo en la Antártida se ralentizan al máximo o se desvían a la otra base española, Gabriel de Castilla.

Comienza el año 2010 y la base antártica Juan Carlos I, que depende del Centro Superior de Investigaciones Científicas, ha incrementado el personal dedicado a las obras de remodelación en más de veinte personas. Según ha confirmado a El Confidencial Digital el responsable del proyecto, Guillermo Morales Calvo, se duplica el número inicial, 24, hasta el máximo posible que haga viable la habitabilidad.

La base Juan Carlos I, situada en Isla Livingston, ha ‘congelado’ los proyectos de investigación por la necesidad de acometer reformas en sus instalaciones: “se han priorizado determinados proyectos relacionados con series históricas de datos y siempre que ha sido posible se han desviado otros a la base Gabriel de Castilla”.

Para la estructura exterior de los módulos se está utilizando un material compuesto por poliéster reforzado con fibra de vidrio, según ha explicado a ECD Morales Calvo: “es el mismo material que actualmente emplea el AVE o los trenes de alta velocidad en su estructura exterior y muy parecido a los que emplean los Airbus”.

Para el transporte de los materiales se ha alquilado un buque alemán, el Langeness, construido en 2007. Se trata “de un portacontenedores de 162 metros de eslora y grandes bodegas que permiten llevar los materiales perfectamente clasificados”.

En la Antártida hay dos premisas fundamentales, recuerda Guillermo Morales: el tiempo atmosférico que condiciona cualquier movimiento y la colaboración de todos, imprescindible para acometer todos los proyectos.

La campaña antártica 2009-2010 comenzó el 26 de noviembre coincidiendo con el inicio del verano antártico. Las obras de remodelación acabarán, salvo imprevistos, el próximo año.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··