Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Políticos y periodistas españoles que quieren visitar Guantánamo son discriminados y sufren las consecuencias del acercamiento a Cuba: “Pregúntenle a su Gobierno el porqué”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los españoles que por motivos profesionales han querido visitar la base militar estadounidense en Cuba se han encontrado con dificultades “que no tienen los compañeros de otros países”: limitaciones horarias, nada de imágenes ni vídeos y meses de ‘papeleo’ para acceder a Guantánamo.

“Ahora, los españoles no podemos permanecer en la base más de tres horas” aseguran a El Confidencial Digital varios miembros de una delegación formada por empresarios, periodistas, políticos y cooperantes de distinto signo que acaban de volver de Cuba. “Tuvimos muchos problemas para tomar imágenes de la base, de hecho nos prohibieron grabar en vídeo desde el primer momento y sólo conseguimos sacarle un par de fotos a una tienda de campaña militar antes de que nos gritaran que nada de cámaras” relata otro de los miembros de este grupo.

“En cuanto a fotografías e imágenes, desde un primer momento te adelantan que vas a tener que enseñar todo el material gráfico a una especie de censor que tienen y que vigila especialmente las grabaciones de la televisión”. El oficial encargado de esta ‘criba’ revisa cada noche las imágenes que se han tomado, tanto fotografías como vídeos. Los criterios de censura son “bastante particulares”, dependen de las necesidades de seguridad del momento y “suelen llevarse por delante todas las tomas en las que salga algún elemento físico de la prisión, por mínimo o borroso que salga”.

Estos escollos se suman a los que las autoridades de Guantánamo plantean a aquellos españoles que por motivos profesionales desean visitar las instalaciones: “nos consta por compañeros de otras nacionalidades que cuando la solicitud parte de España, los trámites tardan mucho más”, aseguran estas mismas fuentes a ECD. No obstante, otras fuentes consultadas apuntan que las visitas a las prisiones están controladísimas para todos, “te llevan prácticamente de la mano a todas partes, pasas poco tiempo allí y sólo ves lo que te quieren dejar ver” resumen quienes han tenido oportunidad de conocer el interior del recinto.

‘Escamados’ por estas diferencias de trato, varios representantes de conocidas ONGs y particulares de ámbitos políticos y periodísticos se han puesto en contacto con las autoridades estadounidenses que gestionan el centro de reclusos para conocer el motivo de esta “cierta animadversión”.

La respuesta, prácticamente unánime, ha sido la siguiente: “no nos preguntéis a nosotros, mejor preguntadle a vuestro Gobierno por qué toma las posiciones que toma con respecto a Cuba y lo que esas decisiones suponen para su entendimiento con Estados Unidos”.

Mientras, el Gobierno español ultima la acogida de dos presos de la prisión estadounidense que según el equipo de Miguel Ángel Moratinos “se hará efectiva en cuestión de semanas”. Cabe destacar que de los últimos 150 presos recluidos en el centro de alta seguridad, siete pidieron ser trasladados a España, siendo finalmente dos los que han tenido éxito en su solicitud.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··