Jueves 18/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El director de El Puerto III aplica ‘medidas blandas’ a los presos más peligrosos y dos subdirectoras se marchan por considerar que peligra la seguridad de los funcionarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Varios trabajadores del centro penitenciario de El Puerto III critican algunas actitudes del director de la cárcel. En ella se alojan delincuentes y terroristas muy peligrosos. La polémica ha surgido por una serie de decisiones tomadas con respecto al módulo de aislamiento, donde se encuentran los reclusos más conflictivos.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, esta misma semana la subdirectora de Seguridad del penal ha sido cesada de su puesto de trabajo por “desavenencias irreconciliables” con su superior.

Las fuentes consultadas explican que el motivo principal de su desencuentro es que el máximo responsable de la prisión ha decidido establecer algunos programas de tratamiento (cursos específicos para que el interno se reinserte en la sociedad) en el módulo de aislamiento, a lo que la subdirectora cesada se negó en rotundo.

Concretamente, explican que la máxima responsable de la seguridad de la prisión no era partidaria de que los internos en aislamiento, aquellos con ‘condenas ruina’ (las más graves en el argot penitenciario) pudieran tener acceso a estos cursos. Su argumento fue que los reclusos tendrían acceso a materiales que podrían poner en riesgo la seguridad de funcionarios y trabajadores.

ECD ha podido conocer, además, que hace unas semanas, la subdirectora de Tratamiento (la encargada de organizar dichos talleres) de El Puerto III dimitió hace unos meses por motivos muy similares.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias precisan que todos los internos de España tienen derecho a tener un tratamiento y a recibir estos talleres de trabajo. En el caso de los internos en régimen de aislamiento, los cursos están adaptados a las características del recluso.

Expertos penitenciarios advierten, no obstante, que la política de reinserción tiene un problema: el preso va ganando poco a poco terreno en su estatus. Y esto podría derivar con el tiempo en graves conflictos penitenciarios como los vividos en España a principios de los noventa.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··