Sábado 21/10/2017. Actualizado 21:31h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

El accidente de Santiago dispara las donaciones de sangre en España: se multiplicaron por seis en Andalucía el día después y aumentaron un 70% en Madrid en las jornadas posteriores

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El trágico accidente ferroviario de Santiago de Compostela provocó la reacción solidaria no sólo de los gallegos. Centros de donación de sangre de toda España han experimentado desde el pasado jueves un incremento sustancial de visitas de donantes habituales y también de personas que se han decidido a donar por primera vez.

La solidaria reacción de los gallegos tras el accidente ferroviario de Santiago de Compostela se concretó, entre otras muestras de generosidad, en largas colas a las puertas de los centros de donación de sangre.

La misma noche del siniestro, los hospitales y puntos de donación de Santiago y otras ciudades gallegas se vieron colapsados ante la masiva respuesta de los ciudadanos. Este impulso por donar sangre no se limitó a la comunidad autónoma donde se produjo el accidente.

Centros de donación de otras regiones, desde Andalucía a Cantabria pasando por Madrid, han recibido desde el accidente un flujo de donantes muy superior al habitual, hasta el punto de tener que frenar la avalancha para pedir a la gente que había acudido que esperara a donar otro día.

Donantes en Andalucía, Madrid, Asturias, Cantabria…

Según los datos recabados por El Confidencial Digital a través de organismos públicos y asociaciones de donantes de varias regiones de España, el incremento de donaciones tras el accidente ferroviario en Santiago de Compostela fue muy pronunciado en algunos casos.

Desde la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía apuntan que el día después del accidente, el jueves 25, “las donaciones se multiplicaron por seis” respecto al número habitual en esa comunidad. En 2012, entre Andalucía y Ceuta se registró una media de 782 donaciones diarias.

En el caso de la Comunidad de Madrid, las donaciones pasaron de las 500 ó 600 habituales a las 1.288 que hubo el día 25. A pesar de que las autoridades madrileñas enviaron 500 bolsas de sangre a Santiago, las reservas de todos los grupos sanguíneos se encontraban en su nivel máximo el viernes 26.

En Madrid, además, las donaciones se incrementaron no sólo el día posterior al accidente. Desde el jueves 25 de julio hasta el lunes 29 (ambos incluidos), hubo 3.105 donaciones frente a 1.817 del mismo período de la semana anterior (entre el 18 y el 22 de julio), lo que supone un incremento del 70% en los días posteriores al accidente.

En comunidades más cercanas a Galicia, como Asturias o Cantabria, muchos ciudadanos acudieron espontáneamente a donar sangre, y las autoridades regionales ofrecieron su ayuda a los hospitales gallegos. Sin embargo, las necesidades de sangre de los heridos en el accidente se pudieron cubrir con las reservas que ya había en Galicia.

Desde la Hermandad de Donantes de Sangre asturiana destacan que en regiones como Galicia, Cataluña o Madrid hay suficiente sangre almacenada para hacer frente a catástrofes de este tipo, mientras que de haberse producido el accidente en comunidades con menos población, como Cantabria o Asturias, si podría haber faltado sangre.

“Mucha gente se concienció con este accidente”

El trágico accidente de Santiago, que hasta ahora ha provocado 79 víctimas mortales y casi 200 heridos, está provocando que gente que nunca hasta ahora había donado sangre se decida a dar el paso.

Tanto en La Coruña, donde se produjo el siniestro, como en otras provincias de España, las organizaciones de donantes destacan que entre las personas que han acudido estos días a los centros de trasfusiones hay muchas que donaban por primera vez en su vida.

“Con este accidente, la gente se ha dado cuenta de que la sangre tiene que esperar al enfermo, y no el enfermo a la sangre”, explican desde una de las asociaciones de donantes consultadas por ECD.

Desde la organización coruñesa destacan el aumento de nuevos donantes de estos días: “Mucha gente se ha concienciado con este accidente”. También explican la importancia de donar no solo cuando se producen accidentes o hechos similares, sino de forma regular, ya que hay que esperar 24 horas para realizar la trasfusión de la sangre donada.

Además, afirman que “tampoco es bueno que ahora donen mucho y luego nada”, porque la sangre caduca a los 40 días de ser donada. Por eso, y porque las personas que donan no pueden volver a hacerlo hasta tres o cuatro meses después, las autoridades sanitarias están pidiendo a los donantes a que esperen a donar más adelante. Por ejemplo, para el puente que empieza el 15 de agosto, para atender a los heridos de los posibles accidentes de tráfico.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·