Lunes 22/01/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La crisis dispara en verano la figura de los ‘abuelos golondrina’: 1,7 millones de ancianos deambulan de casa en casa por las vacaciones de sus hijos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Con la situación económica actual, son pocas las familias que pueden costear una residencia durante el verano para los mayores que viven a su cargo. En su lugar, optan por repartirse el cuidado del abuelo entre los diferentes hijos, fomentando así, el modelo denominado ‘abuelos golondrina’.

Este fenómeno se repite cada año, sobre todo cuando el anciano no está en condiciones de emprender el viaje programado por los familiares. Actualmente, según datos confirmados a El Confidencial Digital, el 30 por ciento de los mayores de 65 años viven con sus hijos, de los cuales el 15 por ciento, 1.170.000, sufren dependencia grave.

La rotación del anciano entre sus familiares supone cambios de médicos y de otros profesionales que no están al tanto de las enfermedades del paciente, lo que a su vez dificulta el seguimiento de su salud y tratamientos, llegando a provocar la prescripción de medicamentos innecesarios, dificultar la detección de síndromes geriátricos, etc.

A pesar de que hoy en día, con las nuevas tecnologías, es relativamente sencillo acceder a la historia clínica del paciente, en muchos casos, es la propia familia la que intenta exponer los antecedentes médicos o los cuidados que necesita el mayor, obstaculizando la labor del médico.

No obstante, según fuentes de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología consultadas por este diario, las personas mayores no son las únicas afectadas por este modelo, sino que los familiares también se ven afectados.

Cada grupo familiar tiene sus propias dinámicas, sus propios hábitos, y la entrada de un nuevo miembro al que no se está habituado y que necesita abundantes cuidados, puede llegar a provocar una crisis familiar y favorecer la ausencia de rol en la familia.

Las mismas fuentes dan algunos consejos para minimizar el impacto del cambio en los ‘abuelos golondrina’:

-- Llevar siempre consigo un documento clínico informativo para evitar ciertos problemas como la prescripción de medicamentos innecesarios.

-- Tratar de prolongar al máximo posible la estancia en cada uno de los hogares para así distanciar los cambios.

-- Mantener siempre una buena comunicación entre los distintos hogares.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··