Miércoles 13/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Dramático testimonio

“Que os coman los peces”. El crudo relato de una refugiada siria que sobrevivió a un naufragio

Iba acompañada de su prometido, que falleció, y de dos bebés. Fue arrojada a las aguas del Mediterráneo cuando la barcaza se hundía

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Doaa es una joven siria que huyó de la guerra en su país como miles de sus conciudadanos: subiendo a una barcaza de las que utilizan las mafias de tráfico de personas. Su bote naufragó, pero consiguió ser rescatada junto a dos niños que ella había salvado. Su novio no tuvo la misma suerte.


Refugiados sirios rescatados en alta mar. Refugiados sirios rescatados en alta mar.

En plena negociación entre los socios europeos sobre la cuota de refugiados sirios que cada país está dispuesto a acoger, las organizaciones humanitarias se afanan en dar a conocer el drama personal que viven muchos de los que sobrevivieron a la travesía por el Mediterráneo.

2.500 euros por un trayecto

Es el caso, por ejemplo, de Acnur –Agencia de la ONU para los Refugiados-, que está difundiendo estos días testimonios de estos refugiados. Uno de ellos cuenta la historia de Doaa, una joven de 19 años que decidió embarcarse junto a su novio y prometido para huir de Egipto, país al que había llegado escapando de Siria.

Para ello recurrió a las mafias que botan este tipo de embarcaciones, que suelen ir abarrotadas de refugiados y permanentemente bajo la amenaza de sufrir un naufragio. Les pagó 2.500 dólares por cada uno de los dos ‘billetes’. Su objetivo era llegar a las costas griegas.

“Que los peces se coman vuestra carne”.

Según relata la propia Doaa, cuando llevaban cuatro días de viaje, los traficantes trataron de traspasar a todos los ocupantes de la embarcación a otro bote, en peores condiciones del que viajaban. Todos los pasajeros se negaron.

La respuesta de los traficantes fue drástica. Se dirigieron a un lado del barco y abrieron un agujero en el casco. Tras ello, les dijeron a los refugiados “Que los peces se coman vuestra carne”.

El agua comenzó a entrar en el bote y este empezó a hundirse. Los pasajeros comenzaron a lanzarse al agua. Doaa relata que su novio consiguió hacerse con un flotador, mientras el resto –unas cien personas- se mantenía a duras penas en la superficie. Según explica, poco a poco las fuerzas iban fallando a los supervivientes e iban desapareciendo en el agua. Incluido su novio.

“Por favor, coge al bebé. Estoy muy cansado”

Los que aún se mantenían a en la superficie le pedían ayuda para salvar a los bebes que iban a bordo. “Por favor, coge al bebé. Estoy muy cansado”, afirma que le dijo antes de ahogarse un hombre palestino, que le entregó a un niño de 9 meses. La escena se repitió más tarde con una madre y su hija de 18 meses.

Varios días más tarde un barco rescató a la joven siria y a los dos bebés, que fueron trasladados a Grecia. El bebé de 9 meses falleció posteriormente en un hospital. El otro sobrevivió. Ahora Doaa espera obtener un permiso de refugiado en Suecia.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··