Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

Tras presentar los primeros trajes diseñados por Antonio Miró, la mayor empresa funeraria prepara el lanzamiento de una línea de joyería para difuntos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El mayor grupo privado de servicios funerarios español, Mémora, ha aprovechado el Día de Todos los Santos para presentar su primera colección de trajes para difuntos, diseñados por el catalán Antonio Miró. Pendientes de la demanda de un mercado que empieza a despertar el interés financiero e inversor, la firma prepara el lanzamiento de una línea de joyas funerarias.

“Muchas familias nos lo habían pedido y con esta primera opción, muy conservadora, hemos intentado solucionarles un tema que les preocupaba”, resume Eduard Vidal, director general del grupo de servicios funerarios. El diseño de Miró consiste en un traje de chaqueta negro, que incluye camisa blanca y calcetines para él y falda, medias y camisa blanca para ella. Están disponibles en varias tallas y cuestan 150 euros, frente a los 90 que cuesta de media la tradicional mortaja, añaden desde la dirección comercial de Mémora. “Hemos hecho un diseño clásico, conservador, para ver qué tal funciona, pero la idea es seguir evolucionando en esta línea de acuerdo a lo que nos vayan pidiendo nuestros clientes”, añaden.

Fuentes de la compañía recuerdan a ECD que la alianza con Miró surgió fruto de la casualidad y la oportunidad, ya que fue un proveedor común quien les puso en contacto. Aunque en principio el diseñador catalán quedó sorprendido por la inusual propuesta, su compromiso con el sector le llevó a diseñar un féretro que presentó junto a su última colección.

Mientras, los responsables de Mémora trabajan en un nuevo proyecto para 2010: el lanzamiento de una línea de joyería para difuntos. “Se trata de lograr que el fallecido tenga el aspecto más normal posible, por lo que nuestra intención es diseñar joyas similares a las que esa persona usaba en vida para poder enterrarla con ellas”, adelanta el director general de Mémora a este confidencial.

“Serán réplicas, por supuesto”. Aunque de momento no ha habido ningún contacto en firme, en Mémora piensan ‘tocar’ a firmas tradicionales de joyería, “de las de toda la vida”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·