Miércoles 18/10/2017. Actualizado 17:43h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Los principales fraudes en el trabajo a través de Internet

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los timos, en sus diferentes formas, han existido siempre. La novela picaresca, que surgió como género literario en la España del siglo XVI, únicamente refleja la laxitud moral que se puede encontrar en muchas personas. El objetivo no ha cambiado en estos años, pero sí lo han hecho las formas; hoy día, se ha popularizado el fraude de los trabajos a través de Internet.

El peligro de los trabajos a través de Internet. El peligro de los trabajos a través de Internet.

Thomas Hobbes, el filósofo inglés del siglo XVIII, popularizó en su obra Leviatán el dicho latino homo homini lupus (el hombre es un lobo para el hombre), que señala precisamente esta faceta del comportamiento humano.

Lo que Hobbes no podía imaginar es que llegaría el día en que no hiciese falta dejar la propia morada para llevar a cabo esas actividades predatorias. Internet, que ha supuesto una auténtica revolución en todos los ámbitos, también se aplica a los más taimados.

La organización de defensa del consumidor FACUA explica a El Confidencial Digital que el fraude a través de internet se trata de una práctica en auge, impulsada por la crisis económica.

Existen más parados que en otros tiempos, con un excedente de tiempo y una falta de recursos que les lleva a buscar vías alternativas para conseguir dinero. Lo que tampoco sobra, explica la asociación, es la información al respecto, lo que lleva a que muchos caigan en la trampa.

Además, denuncian, el control de las administraciones no sólo no ha aumentado estos últimos años, como sí han hecho los que intentan lucrarse con estos engaños, sino que ha disminuido. Esa falta de vigilancia, aseguran, ha permitido el incremento de los fraudes.

Para evitar que se produzcan, El Confidencial Digital, asesorado por FACUA,  ha elaborado una lista de los más populares:

-- Encuestas falsas: se le explica a el cliente que puede ganar mucho dinero rellenando cuestionarios a través de la red, de forma fácil, rápida y sencilla. Sin embargo, lo que no se le dice es que puede no obtener absolutamente nada al término de esta labor, después de haber desperdiciado el tiempo y proporcionado información personal.

Otra modalidad aquí es establecer unas tasas que el usuario debe pagar para poder acceder a la lista de direcciones de las empresas interesadas en las encuestas. La tarifa puede ascender, asegura FACUA, a más de 25€, y no es seguro que después se pueda efectivamente conseguir lo prometido y abonado.

-- Mediación en operaciones bancarias internacionales: la mecánica es simple: el estafado recibe envíos de dinero, que a su vez debe destinar a otra cuenta distinta, quedándose a cambio con una comisión.

El problema es que el origen de estos movimientos dista de ser legal. Se trata, generalmente, de blanqueo de dinero. En este caso, se convierte en cómplice al participante, que afronta sin saberlo serias consecuencias penales.

-- Fabricar productos desde casa: la promesa aquí es que el interesado puede ganar importantes sumas únicamente fabricando ciertos objetos desde su hogar. Para ello, debe comprar primero los materiales básicos con los que ponerse a trabajar.

La trampa es que, recibidos los elementos con los que se pretende operar, el usuario nunca podrá vender el producto final a través de la empresa. Se paga por algo que no tiene la utilidad posterior deseada ni el destino previamente asegurado.

-- Falsas ofertas de trabajo: no todos los ofrecimientos que pueblan la red son de fiar. En este caso, se envían propuestas laborales a discreción. Cuando alguien responde interesándose por ellas, se le pide que ingrese en una cuenta una cantidad determinada, en concepto de gastos de contrato o pago de los materiales con que se va a desempeñar una tarea.

La empresa fraudulenta desaparece entonces, en posesión del dinero transferido anteriormente. En otras ocasiones no se esfuma, sino que sigue pidiendo ciertas cantidades al estafado, que nunca podrá después recobrarlas.

También te puede interesar...

Cuídate

Cómo bañar y mantener la higiene de un recién nacido Leer

Estilos

Vuelven las series a nuestros hogares Leer

Tendencias

Nace Esquiades SnowFun, la 1ª feria de nieve experiencial en España Leer

Estilos

¡Décimo aniversario de LiLash! Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·