Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Griñán calcula que los recortes que aprobarán las autonomías del PP le beneficiarán. Por eso ‘desobedeció’ a Rubalcaba y convocará las andaluzas al margen de las generales

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Alfredo Pérez Rubalcaba pidió formalmente a José Antonio Griñán que convocara las elecciones andaluzas el 20 de noviembre, es decir, haciéndolas coincidir con las generales. No le hizo caso. Pero cree que tiene motivos para ello.

El presidente andaluz dio un contundente ‘no’ al candidato nacional del PSOE porque está convencido de que puede ganar las elecciones regionales si los comicios se celebran más tarde, en marzo, ‘gracias’ al efecto negativo de las fuertes recortes económicos que tiene que aprobar el PP en las autonomías donde gobiernan. 

Rubalcaba viajó a Sevilla el pasado 25 de julio con un objetivo: anunciar a Griñán que Zapatero pensaba convocar las elecciones generales para el 20 de noviembre, y pedirle que, por su parte, adelantara las andaluzas de forman que coincidieran los dos procesos. Eso permitiría al PSOE preparar de forma conjunta el programa de ambos comicios, dar sensación de cohesión, y sumar empujes del electorado.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el presidente de la Junta tenía sin embargo clara desde antes la reunión: “Sólo tengo opciones de ganar si las elecciones se celebran en marzo”, era su análisis.

Así se lo notifico a Rubalcaba, que no logró convencerle. José Antonio Griñán se mantuvo en su idea de celebrar las elecciones autonómicas en marzo.

Voces autorizadas del PSOE andaluz explican que la argumentación del secretario general “fue optimista, pero también convincente” para Rubalcaba.

“Los recortes que llevará a cabo el PP me darán la victoria”

Las fuentes consultadas por ECD explican que el presidente andaluz transmitió a Rubalcaba que su deseo es “ganar tiempo”, a la espera de las primeras medidas económicas que van a tomar los nuevos gobiernos autonómicos del PP.

Griñán considera que los presidentes ‘populares’ se van a ver obligados a realizar importantes recortes sociales,debido a la delicada situación económica en la que se encuentra el país y a las deudas acumuladas en todas las regiones.

Esas duras medidas no se aprobarán hasta que se celebren las elecciones generales el 20 de noviembre, para evitar que electoralmente perjudiquen al PP a escala nacional. El presidente andaluz calcula que “las tendrán que decidir antes de marzo porque son urgentes, y eso provocará que los andaluces se replanteen a quién apoyar en nuestras elecciones”.

Tiempo para cambiar las encuestas

Durante la entrevista mano a mano, José Antonio Griñán explicó a Rubalcaba que las encuestas que maneja el PSOE andaluz concluyen que sería imposible la victoria socialista en las andaluzas si se celebraban el 20 de noviembre. “Lo único que necesitamos es tiempo para revertir los datos actuales”.

Por eso motivo, el plan del presidente de la Junta es “retrasar lo máximo posible la fecha de las elecciones”. Incluso manifestó su intención de convocarlas lo más tarde posible, es decir, a finales de marzo.

“Si no ganamos, dimito”

El optimismo que manifestó Griñán sorprendió a Alfredo Pérez Rubalcaba. Fuentes socialistas andaluces comentan, sobre esa confianza del presidente de la Junta: “Sabe que las encuestas no son favorables, pero confía en que la intención de voto mejore durante los próximos meses”.

No obstante, Griñán ha comentado que no continuará al frente del PSOE andaluz si no obtiene los resultados esperados: “Si no ganamos las elecciones, presento mi dimisión al día siguiente”, ha afirmado a los suyos.

Griñán ya ‘desobedeció’ antes a Rubalcaba

La negativa del presidente de la Junta a adelantar las andaluzas para hacerlas coincidir con las generales es la segunda negativa que recibe Alfredo Pérez Rubalcaba de José Antonio Griñán en estos últimos meses.

Tal y como se explicó en estas páginas, el candidato a la presidencia del Gobierno inició en Sevilla si ‘road show’ por España para presentarse como el sucesor de Zapatero el pasado 1 de junio. Durante su estancia en la capital hispalense, se reunió con Griñán para pedir una remodelación en el PSOE andaluz, tras el varapalo electoral del 22-M.

En una tensa reunión, Griñán respondió que no estaba dispuesto a realizar ningún tipo de cambio en la dirección del partido del mismo modo que la dirección nacional del PSOE tampoco lo había hecho tras las autonómicas de mayo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·