Miércoles 07/12/2016. Actualizado 10:10h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Mariano Rajoy contradice a Emilio Botín, aprueba a Aznar, deja en evidencia a Blanco, se acerca a Artur Mas y no habla de Rodrigo Rato

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy compareció este martes en los desayunos de Europa Press, con mucha expectación, y aprovechó para presentarse, de modo definitivo, como la alternativa de Gobierno. Con su habitual ironía y hasta humor, habló de Botín, Aznar, Blanco, Artur Mas y Rodrigo Rato.

El líder del Partido Popular discrepó claramente, aunque guardando las formas, del presidente del Banco Santander. A una pregunta sobre la última frase de Botín (“España va muy bien”), replicó diciendo que hay gente a la que no le ha ido tan bien como a su banco. Están bien las cifras macroeconómicas, pero el poder adquisitivo de los españoles ha bajado un 40 por ciento, los precios suben, los impuestos también.

Surgió la cuestión de las frecuentes apariciones de José María Aznar y sus declaraciones, y le preguntaron si era partidario de establecer un “estatus” para los ex presidentes que les limite la posibilidad de hablar. El presidente ‘popular’ respondió con un rotundo no. Aznar y los ex presidentes tienen derecho a decir lo que quieran, y me parece bien. “A mi no me crea ningún problema”.

En cuanto a la querella de José Blanco tras la manifestación del Foro de Ermua y la no admisión por la Audiencia Nacional, Rajoy ironizó: “Me sorprende la no admisión, dados los sólidos fundamentos jurídicos que tiene Blanco, uno de los cerebros del Gobierno en materia de justicia”.

Alguien comentó que, dados los últimos movimientos en CiU, Convergencia podía ir “del despacho del notario al del registrador” (Rajoy es registrador). “Nunca diré que el líder del partido más votado será el presidente de una autonomía”, replicó, aludiendo a la promesa que Zapatero hizo a Artur Mas en La Moncloa para salvar el Estatut. Ante la insistencia de si había “acercamientos”, respondió con un significativo “va bien”.

Una de las preguntas finales aludió a la posibilidad de contar con Rodrigo Rato como número dos, detrás de él en las listas. Evitó el asunto como pudo. No se pronunció… pero no lo negó.