Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Piqué tacha a Zapatero de “iluminado” por engarzar con el proyecto de los perdedores de la guerra, fuera del “espíritu de la transición”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Josep Piqué sitúa a Zapatero fuera del “espíritu de la transición” y le acusa de creerse el personaje elegido por la historia para engarzar con el proyecto de los que ostentarían, según el presidente, la legitimidad democrática: los perdedores de la guerra.

Josep Piquésitúa a Zapatero fuera del “espíritu de la transición” y le acusa de creerse el personaje elegido por la historia para engarzar con el proyecto de los que ostentarían, según el presidente, la legitimidad democrática: los perdedores de la guerra. El líder del PP Catalán fue el invitado de este martes a los desayunos informativos que organiza Europa Press. Estuvo arropado por “primeros espadas” del partido —Aguirre, Gallardón, Pujalte, Matas, Pastor, Arístegui, Astarloa, Trillo y García Escudero-, pero el “triunvirato” —Rajoy, Acebes y Zaplana- se ausentó. No obstante, sí que estuvo el “ojo derecho” del presidente, la mujer revelación del partido, la chica de moda en Génova: Soraya Sáenz de Santa María. Piqué elaboró un discurso incisivo con el que demostró ser el mejor orador —en las formas- que ha pasado por la tribuna de este tipo de eventos. El orden en la exposición, la claridad en las ideas y el perfecto acompañamiento de sus gestos lo convirtieron en un aventajado alumno de “La Retórica” de Aristóteles o de las técnicas de los Sofistas, depende de quien sea el que afirme. El líder catalán centró sus críticas contra el Estatuto subrayando su carácter intervencionista tanto en lo económico como en lo social. Denunció que no se trata de un Estatuto, sino de una “megaconstitución que pretende regular hasta la orgía la vida de los ciudadanos de Cataluña”. Piqué afirmó que el texto responde a valores concretos de una parte de la sociedad, a pesar de que un texto estatutario debe ser neutral, sin contenidos ideológicos: “configura un modelo social muy intervencionista que responde a la ética y a la estética progre”. En este sentido subrayó que el Estatuto deja la puerta abierta a la eutanasia activa, al aborto libre y al laicismo en la educación. Como ejemplo de intervencionismo en lo social, el ex ministro habló del artículo 134, que según él concede a los poderes públicos de la Generalitat la prerrogativa de regular el tiempo libre de los ciudadanos. “Se trata de un Estatuto elaborado con una ideología de izquierdas que quiere el Estado rija todos los aspectos de lo social”, afirmó. Como ejemplo de intervencionismo en lo económico, Josep Piqué narró lo que ocurrió en una cena organizada por una patronal del Vallés en la que estaba presente el consejero de Economía de la Generalitat. El portavoz de los empresarios afirmó sobre el Estatuto: “estoy desilusionado porque no se habla de libre iniciativa, ni de derecho a la excelencia empresarial, todo son controles e intervencionismo”. También denunció que detrás del texto subyace igualmente una filosofía y una arquitectura institucional confederal, por lo que según Piqué es difícilmente enmendable. El líder catalán se mostró dispuesto a discutir sobre una reforma de la Constitución, pero no sobre un Estatuto que supone una reforma de la Constitución. Otros temas de los que habló Josep Piqué: -- No titubeó a la hora de afirmar que ETA está observando atentamente el proceso catalán para saber hasta donde puede llegar Zapatero a ceder ante las demandas nacionalistas. -- Igualmente se mostró firme a la hora de declarar que tiene la intuición de que la mayoría de los “recortes” al Estatuto ya están pactados entre el PSOE y el PSC. -- A la pregunta sobre si la subida del precio del gas servirá para financiar la OPA, el ex ministro de Industria señaló que cuando él estaba en el ministerio los incrementos en el precio de las energías se calculaban conforme a una fórmula matemática en la que entraban en juego varias variables (precio del crudo…). Piqué confesó tener la impresión de que en esta ocasión, la subida del gas, no responde a la aplicación de la fórmula.