Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En la reunión clave de la semana pasada

La amenaza que lanzó Susana Díaz a Miquel Iceta

La presidenta andaluza ha logrado que el líder del PSC se aleje de Pedro Sánchez a cambio de respetar su poder orgánico en el PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Todo el mundo coincidió en señalar que Susana Díaz y Miquel Iceta habían “limado asperezas” tras la reunión mantenida por ambos la semana pasada en Sevilla. Además, tras ese encuentro, la mayoría apostó por la continuidad de la relación PSOE-PSC. Ese entendimiento, no obstante, es producto de un pacto sellado tras una amenaza velada de la andaluza al catalán.

Susana Díaz y Miquel Iceta. Susana Díaz y Miquel Iceta.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes conocedoras del contenido de la reunión entre Díaz e Iceta, ambos dirigentes se expresaron con “franqueza” y fueron directos al grano. El barcelonés dejó claro a la presidenta de la Junta que el PSOE no podía expulsar al PSC y ésta le replicó que los socialistas catalanes estaban jugando con fuego al actuar “por su cuenta”.

En ese sentido, Susana Díaz argumentó ante Iceta que el PSC era el único culpable de la situación por la que atravesaba el pacto entre dos formaciones y que la alianza se podía romper en cualquier momento si el PSC continuaba sin respetar las decisiones de la actual dirección del PSOE.

Un PSC sin voz en el congreso extraordinario

La principal advertencia de la andaluza al catalán, sin embargo, estuvo relacionada con la propia participación del PSC en el próximo congreso extraordinario para elegir nuevo secretario general.

Susana Díaz aseguró que el PSC, al reivindicarse como “partido autónomo del PSOE”, quizá “no debería participar” de las votaciones internas de los socialistas a nivel nacional de la misma forma que el PSOE no tiene derecho a voto en los procesos internos del PSC.

La sevillana remarcó, sobre este asunto, que en este momento de la relación entre ambas formaciones, se podría plantear que el PSC, como hace ahora, elija de forma autónoma a su primer secretario, y que el PSOE elija a su líder pero sin los votos de los socialistas catalanes. Un hecho que no se ha dado hasta ahora.

Iceta se comprometió a alejarse de Sánchez

La amenaza de Susana Díaz provocó un efecto inmediato en Iceta. El líder del PSC contraatacó asegurando que dejar fuera a su partido de los congresos del PSOE supondría vulnerar los términos del acuerdo entre ambas formaciones. Ese argumento, no obstante, sirvió a la andaluza para replicar que los diputados socialistas catalanes también actuaron así al saltarse la disciplina de voto en la investidura.

Una postura, la de los representantes del PSC en el Congreso, que para la presidenta de la Junta fue una maniobra para “reivindicar” la figura de Pedro Sánchez, que se mantuvo firme en su “no es no” hasta que renunció a su acta de diputado.

Consciente de por dónde iban los tiros, Iceta garantizó a Susana Díaz que el PSC, de mantener su actual peso orgánico en el PSOE y su derecho a voto en el congreso extraordinario, sería una “federación neutral” de cara a ese proceso interno.

Un compromiso que el propio dirigente barcelonés corroboró después ante los medios, asegurando, preguntado por su apoyo a Sánchez, que él no estaba con ningún posible candidato, y mostrándose comprensivo con el calendario de Ferraz para convocar el congreso extraordinario.

Dirigentes del PSC consultados por este diario explican que la actitud pública mostrada desde entonces por Iceta se va a mantener porque “si abandona la neutralidad podemos tener problemas”. No obstante, añaden, “tanto Miquel como Iceta saben que la militancia socialista en Cataluña está con Pedro Sánchez...”.