Lunes 05/12/2016. Actualizado 16:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La prensa internacional discriminó entre Zapatero y Sarkozy en Nueva York: nube de periodistas en torno al francés; escuálida concentración con el líder español

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El viaje de José Luis Rodríguez Zapatero ha dejado algunos apuntes de interés, al margen de lo que se ha publicado en la prensa tradicional. Algunos testigos oculares relatan, por ejemplo, la visible diferencia de trato de la prensa al inquilino de La Moncloa y al presidente francés Nicolás Sarkozy.

La escena tuvo lugar hace una semana, en Nueva York, pocos minutos después de que concluyera la sesión que reunió en la ONU a los principales líderes mundiales para hablar de cambio climático. Poco después del evento, tanto Nicolás Sarkozy como José Luis Rodríguez Zapatero decidieron improvisar, con unos minutos de diferencia, una intervención ante los medios.

El ‘canutazo’ de cada líder –término con el que se conoce entre los periodistas a estas intervenciones realizadas micrófono en mano- presentó claras diferencias, como pudieron atestiguar algunos diplomáticos españoles que deambulaban por la zona.

Según los datos recogidos por El Confidencial Digital, ambos representantes intervinieron junto al Guernica, el lugar donde tradicionalmente los representantes de cada país suelen dirigirse a la prensa tras participar en las reuniones. Pero ahí acabaron las semejanzas.

Sarkozy llegó antes que su homólogo español y alrededor suyo se formó “una auténtica nube de periodistas, de diferentes países, que se abalanzaron sobre él para interrogarle sobre la postura de Francia en asuntos de alcance internacional, de muy variado tipo”, explican quienes pudieron seguirlo de cerca. “Todos gritaban para hacerse oír y la expectación fue grande”.

Minutos después llegó Zapatero, que se quedó únicamente ante la prensa española y dos periodistas iberoamericanos. Estos últimos se interesaron por el problema entre Uruguay y Argentina por las papeleras y le inquirieron al presidente si tenía pensado apoyar una iniciativa del gobierno de Chile.

También por la cercanía en el tiempo, la comparación entre los dos eventos fue inevitable entre los testigos de ambos encuentros.