Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Vivir

La Guardia Civil lleva mes y medio peinando la Biblioteca Nacional para recoger pistas sobre los robos de los mapas y exige una reserva absoluta

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Guardia Civil ha abierto una investigación para recabar pruebas sobre el robo de dos mapamundis en la Biblioteca Nacional. La ex directora del centro, Rosa Regás, declaró que conocía al autor de la sustracción pero de esto nada se ha sabido. La Benemérita ha ordenado una reserva absoluta.

La Guardia Civil lleva mes y medio investigando cada rincón de la Biblioteca Nacional (BNE) en busca de pruebas para averiguar quién pudo ser el autor o autores del robo de dos mapamundis grabados e ilustrados y que formaban parte de la edición incunable de 1482 de la obra de Ptolomeo 'Cosmografía'.

Según ha podido conocer El Confidencial Digital, las pesquisas de los agentes de la Benemérita comenzaron en el mes de agosto y se han prolongado hasta hace tan sólo unos días.

En este tiempo, la Guardia Civil, en coordinación con la inspección de servicios de la BNE, ha investigado la disposición de las salas de la hemeroteca nacional, los horarios, los lugares más frecuentados del recinto, los hábitos de trabajo de los funcionarios y el comportamiento habitual del público visitante y de los investigadores.

El secretismo que mantiene la Benemérita sobre esta investigación es absoluto y ha ordenado no hacer ninguna declaración sobre el particular a ninguno de los trabajadores del centro bibliográfico. Un silencio que, por cierto, fue roto por el propio ministro de Cultura, César Antonio Molina. Según declaró Regás, Molina fue quién desveló que el robo había existido: “nos hizo dar una rueda de prensa contraviniendo las órdenes de la Guardia Civil”, que les pidió, “por favor, que no diesen a la prensa más noticias del robo ".

Fuentes internas de la BNE aseguran que, pese a las investigaciones de la Guardia Civil, será muy complicado identificar al autor o autores del robo. Estas personas, nada optimistas con estas pesquisas, explican que no se conoce ni siquiera la fecha en la quese sustrajeron los ejemplares y que, por tanto, va a ser casi imposible conocer quién ha sido el ladrón.