Judicial

Muere Enrique Olivares, el falso cura que asaltó la casa de Bárcenas en 2013

Fue sentenciado a 22 años de cárcel por la Audiencia Provincial de Madrid. Cumplía la condena en Cuenca en tercer grado

EuropaPress_3375088_mujer_extesorero_pp_luis_barcenas_rosalia_iglesias_sale_domicilio
photo_camera Guillermo Bárcenas y Rosalía Iglesias, hijo y mujer de Luis Bárcenas.

Entró disfrazado de cura el 23 de octubre de 2013 en la casa de Luis Bárcenas en Madrid. Engañó y maniató a Rosalía Iglesias y a Guillermo Bárcenas, la mujer y el hijo, y los amenazó con una pistola para que le dieran un pendrive que ocultaba -dijo él- información sobre la 'caja B'. Se había presentado en la vivienda del extesorero del PP, entonces ya en prisión preventiva, como un falso intermediario que venía a arreglar unos asuntos penitenciarios. El hombre, Enrique Olivares García, ha muerto. Cumplía una condena a 22 años de prisión por el asalto.

Olivares ha fallecido este sábado, según adelantó El Día Digital y ha confirmado la Agencia EFE. Fuentes penitenciarias han señalado a Confidencial Digital que había regresado a la prisión de Cuenca, su ciudad, con el tercer grado. Estaba en semilibertad bajo control telemático, en aplicación del artículo 86.4 del reglamento carcelario.

El condenado irrumpió vestido de falso sacerdote en la casa de Bárcenas, sita en la calle Príncipe de Vergara, en el distrito madrileño de Salamanca. Reunió en el salón a la mujer y al hijo del extesorero, y a una asistenta que trabaja en el hogar. De improviso, Olivares sacó un revólver del siglo XIX que llevaba dentro de un maletín, los encañonó y los ató, pero Guillermo logró liberarse, lo redujo y avisaron a la Policía.

La Audiencia Provincial de Madrid condenó a Olivares, en abril del 2014, a 22 años de cárcel como único responsable del asalto al domicilio. El tribunal lo consideró culpable de los delitos de allanamiento de morada, secuestro, amenazas y tenencia ilícita de armas, así como de faltas por lesiones. El incidente implicó que la Audiencia Nacional lo investigara en la operación 'Kitchen', el dispositivo parapolicial presuntamente orquestado por el Ministerio del Interior durante el Gobierno de Mariano Rajoy para arrebatar documentación sensible al extesorero.

En octubre de 2020, el juez Manuel García-Castellón lo llamó a declarar en la Audiencia Nacional al sospechar que Interior lo hubiera captado para llevar a cabo el robo. Al titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 le olía raro el amplio despliegue policial en torno a la casa de Bárcenas tras denunciarse el asalto. Sin embargo, Olivares no compareció, pues un médico dictaminó que padecía problemas mentales que le impedían dar su testimonio en buenas condiciones.

Olivares, mayor de 70 años, antes de retornar a Cuenca había pasado por cárceles madrileñas y contaba con antecedentes policiales. Investigados en el 'caso Kitchen' como los comisarios José Manuel Villarejo o Enrique García Castaño se han desmarcado de la teoría del juez instructor de la Audiencia Nacional, tachando el asalto a los Bárcenas de chapuza o digno del guion de una película de Alfredo Landa.

 

Fuga de cerebros en Turquía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable