Dinero

La estrategia del nuevo CEO de Sabadell aboca al banco a un ERE con más de mil despidos

César González-Bueno ha puesto como objetivo reducir los gastos recortando plantilla

Sede del Banco Sabadell en Barcelona.
photo_camera Sede del Banco Sabadell en Barcelona.

El pasado lunes el Banco Sabadell comunicó a los sindicatos su intención de llevar a cabo un ERE. Hoy a las 12 del medio día el banco se reunirá por segunda vez con los representantes de los trabajadores, y se espera que se ponga sobre la mesa cuántas salidas pide la dirección. Fuentes del Sabadell conocedoras de la negociación aseguran a El Confidencial Digital que la empresa apostará por prejubilaciones y salidas pactadas, con un plan de reinserción laboral para quienes abandonen la firma.

Las mismas fuentes aseguran a este diario que el ERE tiene su origen en la presentación por parte Sabadell en mayo de un plan estratégico con el que "se fijaron unos objetivos de eficiencia y de digitalización para adaptarse a las tendencias del mercado". Para lograrlo, la entidad apostará por el "ahorro de costes recurrentes y una restructuración de la plantilla".

Desde los sindicatos reconocen que el ERE pendía sobre los trabajadores desde la presentación del plan estratégico porque cuando "una empresa habla de ahorro de costes, este  va a afectar a la plantilla, no sólo se cerrarán puestos de trabajo (oficinas)".

El plan estratégico fue impulsado tras la llegada del nuevo ceo de Sabadell, César González Bueno (ex ceo de ING Direct en España) quien aterrizó en marzo en el banco para reflotarlo tras la fallida fusión con BBVA. Junto a obtener para 2023 una rentabilidad del 6% y unas ganancias de 700 millones, la firma catalana pretende reducir su plantilla de 21.470 empleados en 1.285 empleados para ahorrar 100 millones de euros en sueldos.

Primer ere de Sabadell

"El hecho de que haya cambiado el ceo ha tenido como consecuencia que también lo hagan las políticas y las decisiones", denuncian los representantes de los trabajadores, y argumentan que este será el primer ERE que se lleve a cabo en el banco Sabadell. Fuentes de los sindicatos explican que a pesar de las múltiples fusiones que hubo en la entidad (Banco Atlántico, Banco Herrero, Banco Gallego, Banco Urquijo, CAM...) nunca se aplicó un ERE, el que ocurrió en 2011 en la CAM afectó a los empleados de la entidad alicantina y empezó antes de efectuarse la integración de este en el Sabadell.

Fuentes del banco señalan que los ajustes de gasto son la tónica general en el sector financiero y recuerdan que los bancos están teniendo una baja rentabilidad en sus operaciones debido a los tipos de interés cercanos al 0% del Banco Central Europeo. Por ello, la única manera de obtener ganancias en el sector y sobrevivir a la crisis es recortar los costes y enfocarse hacia las nuevas tendencias del mercado, la banca digital, donde no son necesarias tantas oficinas.

También desde Sabadell defienden su propuesta porque el resto de grandes bancos españoles ya han efectuado EREs por la misma cuestión de rentabilidad y reorganización. BBVA y Santander cerraron los suyos antes del verano (2.935 y 3.572 salidas respectivamente), y CaixaBank negoció con los sindicatos en julio la salida de 6.452 trabajadores, debido a las duplicidades de la fusión.

Prejubilaciones en 2020

Los sindicatos de Sabadell creen que la empresa podría haber optado por otras medidas para reducir la plantilla. A finales de 2020 el banco impulsó un plan de prejubilaciones al que se sumaron 1.800 empleados. Este tuvo tanto éxito que cerca de 70 solicitudes para salir de la compañía no fueron aceptadas por rebasar el cupo máximo que designó la entidad. Los representantes de los trabajadores denuncian que si el banco hubiera querido, la reestructuración se podría haber llevado a acabo con un plan de prejubilaciones, escalonado según las necesidades.

Además, los trabajadores señalan que el Banco Sabadell ha contratado durante 2021 empleados para su sección comercial en oficinas, que es donde los sindicatos señalan que ocurrirán la mayor parte de las bajas. Desde Sabadell las defienden y señalan que las contrataciones continuas para cubrir necesidades de personal en ciertos puestos o lugares son comunes en todas las grandes empresas y que los futuros afectados por el ERE o las prejubilaciones no pueden cubrir los puestos en los que se contrata, muchas veces por motivos territoriales.

 

Con todo, y aunque el ere se salde sin despidos y todas las salidas sean voluntarias, desde los sindicatos se lamenta de que el nuevo modelo de banca "que abandona las oficinas en las localidades que no son rentables" deja de lado el servicio público y las necesidades de los habitantes de estos municipios y repercute especialmente en los ancianos, que no tienen en su mayoría las habilidades digitales necesarias para gestionar sus ahorros por internet.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?