Joya de plata
photo_cameraJoya de plata

Innovadores

¿Qué quiere decir el término plata de ley en las joyas de plata?

Se estima que el 70% de la plata se utiliza en joyas

La plata es un metal más fácil de acuñar que el oro ya que es un material un poco más duro que este. No en vano, se estima que el 70% de la plata se utiliza con fines económicos, especialmente en la fabricación de joyas. Al pulirse presenta un brillo blanco y metálico, un aspecto que explica en buena medida el refinamiento de las joyas de plata que conocemos hoy en día.

La pureza del mineral en una joya de plata está relacionada con el grado de concentración que la joya tenga. Quiere esto decir que la plata pura, por ejemplo, tendría un porcentaje del 99,99%, mientras que lo que se conoce como plata de ley sería la cantidad de plata encontrada en una joya de este material precioso.

En España, la ley estipula que la plata autorizada para el marcado del producto debe ser con la nomenclatura de plata 999, 950, 925, 800, números que marcan el grado de pureza de la joya de plata. Las joyas de plata que podemos encontrar por ejemplo en una web especializada como sansarushop.com es plata de Ley 925.

Qué es la plata de ley

El término ley puede utilizarse tanto para la plata como para el oro, el platino u otros metales preciosos. Para que cualquiera de estos metales pueda llevar asociado el término de ley, debe tener un mínimo grado de pureza, grados que precisamente establece la ley en España como acabamos de decir.

La ley se establece en milésimas (999, 950, 925, 800). El número de tres dígitos indica la cantidad del metal precioso que hay en una joya. Por tanto, si en sansarushop.com encontramos joyas de plata de Ley de 925, quiere decir que el porcentaje de plata es de 92,5%.

La plata debe tener unos mínimos de pureza para que pueda comercializarse como una joya de este metal precioso. Dependiendo del grado de pureza, será de una ley u otra. Como hemos visto, en España el mínimo para que pueda considerarse plata de ley son 800 milésimas.

La plata de ley es, precisamente, la aleación más popular y está compuesta por un 92,5% de plata y un 7,5% de cobre. Es cierto que se puede agregar a la plata cualquier otro material, sin embargo la mejor opción es el cobre gracias a su resistencia, a su durabilidad y al hecho de que no influye en absoluto en el color de la joya. Este material añadido tampoco incidirá en el precio de la joya, ya que en él tendrá que ver sobre todo el trabajo de elaboración, la habilidad del artesano y la complejidad del diseño.

La aleación de la plata con otros materiales para dar lugar a la plata de ley tiene una razón muy sencilla. La plata pura, también conocida como plata fina, es suave, muy maleable y se daña con facilidad. Sin embargo, al combinarse con otros elementos da lugar un producto más resistente y duradero. Es por esta razón por la que la plata de ley pura 100% no se suele usar en joyería.

Plata de primera ley y segunda ley

La regulación española establece que hay dos tipos de plata de ley oficiales:

  • Plata de primera ley: con un contenido en plata igual o superior al 92,5% (plata 925)
  • Plata de segunda ley: contenido en plata igual o superior al 80% (plata 800)

Distinguir ambos tipos de plata de ley es de suma importancia. No en vano, estamos hablando de una calidad de la joya mayor o menor, por lo que incidirá en el precio del producto.

La plata de primera ley posee por tanto un mayor contenido en dicho metal precioso, por lo que estaríamos frente a una joya de mejor calidad. Tanto es así que cuanto mayor grado tenga la joya, mejor brillo y aspecto brindará, evitándose además que se ponga negra antes.

Es evidente que poder disfrutar de una joya de plata de primera ley nos permitirá obtener el mejor diseño y la máxima calidad del producto. Los materiales utilizados en dicha joya son los mejores que se pueden emplear, lo que garantiza las mejores garantías de compra.

Realmente, los términos plata de primera ley y plata de segunda ley suelen ser desconocidos por el consumidor en general. En ocasiones, ambos términos aparecen en el producto, pero en otras solo se especifica que es plata de ley junto con su correspondiente milésima. A partir de esta última podremos conocer qué tipo de plata de ley es.

Por tanto, al comprar cualquier joya de plata hay que prestar atención al grado que presenta el metal precioso. De esta forma, sabremos de su resistencia, su durabilidad y, sobre todo, de su calidad.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?