La guindilla

Al premio Nóbel José Saramago, que, lleno de autosuficiencia, llama “cosa” a Silvio Berlusconi en El País

José Saramago sigue dando lecciones de indignada moral, caricaturizando a deshora el “compromiso” de los literatos y alimentando una tradición del siglo XX, la del intelectual orgánico, que ha sido cómplice de notabilísimos atropellos. En El País, Saramago ha llamado “cosa” a Berlusconi, reificando, hurtando su concepción de persona, a un enemigo, de modo que, despojado de esa condición, ya merece todo ataque. Ahí se le nota a Saramago todavía la áspera pata comunista pues no en vano cabe recordar que él no ha pedido perdón por haber apoyado a una de las ideologías más sangrientas y equivocadas de la historia. Guindilla a la indignación de los fariseos.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?