Política

La comparecencia ha durado menos de dos horas

Rajoy sale vivo de su declaración en la Audiencia Nacional por el caso Gürtel

El presidente ha seguido al pie de la letra las instrucciones de su abogado, que le aconsejó centrar las respuestas en que no era responsable económico del PP

Mariano Rajoy como testigo en el caso Gürtel
photo_camera Mariano Rajoy como testigo en el caso Gürtel

Mariano Rajoy ha salido vivo, políticamente hablando, de su comparecencia ante la Audiencia Nacional, como testigo en el caso Gürtel. Ha respondido a todas las preguntas, en medio de un clima de tensión entre el tribunal y las acusaciones populares. La declaración ha durado una hora y tres cuartos, y el presidente se ha centrado en el argumento que le dio su abogado: que no tuvo responsabilidad económica en el Partido Popular.

Rajoy ha ido contestando con bastante calma, algunas veces sonriendo, y en otros intentando polemizar con las acusaciones o dejarlas en evidencia, algo que el presidente del tribunal ha cortado en más de una ocasión.

Prácticamente en ningún momento se le ha visto acorralado. Y ha utilizado con insistencia expresiones contundentes como "absolutamente", "estoy completamente seguro", sin recurrir a las evasivas.

Relación con Bárcenas

La vista comenzó con el interrogatorio del abogado de la acusación popular Adade, el abogado Benítez de Lugo, que ha tratado de vincular a Rajoy con el ex tesorero Luis Bárcenas.

El presidente del Gobierno ha negado hasta en treinta ocasiones, durante su comparecencia, que tuviera responsabilidad económica alguna en el partido, insistiendo en que su actividad fue solo política. El abogado Benítez ha protestado ante el presidente del tribunal, Ángel Hurtado, que en más de una ocasión consideró no pertinentes sus preguntas, diciendo: "Aquí no preguntamos cuestiones políticas sino económicas. Si no, ¿qué sentido tiene que comparezca el testigo?".

Algunas de las preguntas han provocado rifirrafes y broncas entre el presidente y los letrados, como las referidas a la amistad entre Bárcenas y Rajoy, sobre su conocimiento de la existencia de los “papeles de Bárcenas”, o acerca del pago por el partido de un viaje de Rajoy a Canarias con su familia tras la derrota electoral de 2004.

“No tengo ni la más remota idea de quién pagó los billetes del vuelo. Lo suele hacer mi secretaria”, respondió el presidente del Gobierno a Benítez de Lugo.

Hurtado ha tenido que elevar la voz en varias ocasiones, pidiendo el fin de la pregunta, pero también de algunas de las respuestas, ya que Rajoy se ha alargado en ocasiones con explicaciones más detalladas. Lo hizo a veces agarrándose con las manos a los bordes de la mesa.

Galleguismo

Especialmente tenso ha sido el momento en que Benítez le ha echado en cara una contestación que ha calificado de “gallega”. “No podía ser de otro modo”, ha replicado Rajoy.

Sobre el desarrollo de la sesión, un letrado comentó después: “Se ha hecho con la sala como si fuera el Congreso”.

El vídeo del día

Serrano (PP) critica la visita de Pedro Sánchez al Hospital de La Paz.

En otro momento, Rajoy ha contestado, a una pregunta sobre su conocimiento de los papeles de Bárcenas y sobre la presunta caja B del PP: “No estaba en esos temas. Estaba ocupado siendo presidente del Gobierno, cosa que sigo siendo”, dijo, mientras apuntaba una sonrisa irónica.

El presidente del Gobierno ha negado que durante las reuniones con Bárcenas se hablará de Francisco Correa, salvo para cortar relaciones con sus empresas cuando éstas empezaron a usar el nombre del partido para conseguir contratos en algunos ayuntamientos.

En cuanto a si conocía a Francisco Correa y otros imputados en la causa, una de las contestaciones más frecuentes ha sido: “En los mítines saludo a mucha gente. Comprenda que un presidente del partido no puede acordarse de todas las personas con las que se reúne y a las que ve en los actos”. Una idea que ha repetido en más de una veintena de ocasiones

Ha negado concretamente conocer que se prestará a Correa el garaje de la sede del PP en Génova para aparcar su coche, y que le viera pasearse por el cuartel general popular para visitar a altos cargos del partido.

El momento en el que se le ha visto más nervioso a Rajoy ha sido cuando el abogado de Peñas Domínguez, uno de los imputados en el caso, le ha preguntado si prestó ayuda judicial a Bárcenas apartando al Fiscal Anticorrupción.

En ese instante, Rajoy se ha retocado varias veces el nudo de la corbata y el cuello de la camisa, y la respuesta ha sido interrumpida por Hurtado, que no ha considerado pertinente la pregunta.

La defensa de Bárcenas ha protestado hasta en siete ocasiones por la mezcla durante el interrogatorio de dos piezas separadas: la que se refiere a la primera época de la trama Gürtel, objeto de este juicio en concreto, y el sumario por los papeles de Bárcenas.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?