Política

El Congreso aumenta un 18% el presupuesto para costear los servicios de televisión

Destina más de 5 millones de euros para la señal institucional y para crear nuevos formatos adaptados a las redes sociales

Pleno del Congreso de los Diputados
photo_camera Pleno del Congreso de los Diputados

El Congreso de los Diputados es el lugar donde se toman las decisiones que marcan el rumbo del futuro del país. Allí se realizan los acuerdos más transcendentes que afectan a todos los ciudadanos. A pesar de ello, y la seriedad que ello debería suponer, de vez en cuando suceden altercados que parecen más propios de un plató de televisión. Y en efecto eso es lo que ocurre. Bien saben los diputados de todas las formaciones políticas que este es un escenario perfecto para conseguir hacer mediático un discurso o viralizar un momento. Esto es posible debido a que entre el hemiciclo y las demás salas del Congreso hay colocadas casi 50 cámaras de televisión de manera permanente.

El objetivo de que el Congreso tenga tantas cámaras fijas colocadas en sus instituciones es “poner a disposición de los ciudadanos la posibilidad de ser testigos de la actividad parlamentaria que se desarrolla tanto en las sesiones de pleno como en las comisiones, además de los actos institucionales y otras actividades que organiza la Cámara”.

Para ello existe el centro de producción de televisión del Congreso de los Diputados, cuya sala de control está ubicada en uno de los edificios de la cámara, con la tarea de “producir y realizar la señal institucional”. Desde allí, todas las imágenes se transportan hasta Torrespaña, donde se distribuyen a las cadenas de televisión nacionales y extranjeras que soliciten la señal.

Para ello, según ha podido saber Confidencial Digital, el Congreso de los Diputados ha decidido aumentar más de un 18% el presupuesto para sus servicios de televisión y producción audiovisual.

Aumenta el presupuesto

El Congreso sabe de la importancia de comunicar bien su actividad y, especialmente, hacerla llegar a los ciudadanos a través de una imagen audiovisual. Así, emite mediante satélite, cable e Internet, con una programación basada en la retransmisión en directo y diferido en las sesiones, así como de diferentes programas divulgativos de producción propia.

Para esto, según ha podido saber Confidencial Digital, el Congreso ha valorado el coste en 5.283.057 euros, lo que equivale a un incremento del 18,53% respecto a lo estimado hasta la fecha. El objetivo es producir material audiovisual (vídeos, programas, documentales y reportajes) para su difusión a través de los canales tradicionales y también de las plataformas digitales como, por ejemplo, las redes sociales institucionales.

Crear nuevos formatos y adaptarlos a las redes sociales

El Congreso quiere que se “diseñen nuevos formatos y programas audiovisuales” y pone el foco en la “adaptación de los contenidos de producción propia según las características y especificidades de los medios y redes sociales” en los que la Cámara Baja está presente. Explican que estos contenidos deberán producirse de manera “ágil” y difundirse “rápidamente”, buscando la mediaticidad y viralidad de sus piezas. Para ello, apuesta “especialmente” por la elaboración de animaciones, grafismos y un catálogo variado de música y voces de locución.

El Congreso tiene previsto invertir 1.320.764 euros al año (hasta 2025) para conseguir esto, según ha podido saber Confidencial Digital. Esto supone un aumento de coste de 292.264 euros al año, respecto al gasto que hasta hoy se estaba produciendo, lo que equivale a un aumento del 28,42% anual.

Producción, grabación, realización y distribución

El Congreso de los Diputados, a través de la plataforma de contratación del sector público, ha sacado a concurso la licitación para que las productoras interesadas en realizar este servicio se presenten.

 

Hasta ahora, la empresa que se encargaba de prestar el servicio de producción audiovisual en el Congreso de los Diputados desde 2016 era Mediatem Canales Temáticos. En esa fecha también presentaron su oferta otras tres grandes empresas del sector: Telefónica, Secuoya y Lavinia.

La nueva empresa contratada deberá así prestar los servicios técnicos de producción, grabación, realización y distribución de los contenidos que sean encargados por la dirección de Comunicación de la Cámara Baja.

Desde 1993, estos servicios audiovisuales han ido evolucionando a tenor de las posibilidades tecnológicas y adaptándose a la nueva demanda de contenidos. En el año 1993, el Congreso de los Diputados instaló cámaras por control remoto en el hemiciclo con el fin de “contribuir a la publicidad de la actividad parlamentaria”. En 1998 hizo lo mismo en las diferentes salas donde se reúnen las comisiones. Ahora, ha aumentado su presupuesto un 18,53% para emitir la señal institucional y crear nuevos formatos adaptados a lo que se requiere en las redes sociales.

Putin promulga los tratados de adhesión a Rusia de Donetsk, Lugansk, Jersón y Zaporiyia

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?