Vivir

Los profesores de filosofía reclaman que la LOMLOE les permita recuperar las horas eliminadas por la Ley Wert

Recuerdan lo votado en el parlamento en 2018: tres asignaturas entre el último curso de la ESO y los dos de Bachillerato. Ya cuentan con el apoyo de la UNED, la Universidad Complutense y la Autónoma de Madrid

photo_camera EuropaPress_3733138_ministra_educacion_formacion_profesional_isabel_celaa_presentado_lunes

El pasado 16 de junio, la Red española de filósofos (Ref) publicó un comunicado pidiendo al Ministerio de Educación la inclusión de la filosofía entre las materias optativas de cuarto de la ESO. Esta organización está conformada por numerosas asociaciones y universidades, muchas de las cuales ya le han comunicado su apoyo, según indicaba Esperanza Rodríguez Guillén, presidenta de la Ref a Confidencial Digital.

La base para esta petición es el cumplimiento de lo votado en el Parlamento en octubre de 2018 “La comisión de educación por unanimidad aprobó instar al ministerio a que la filosofía se compusiera de un ciclo de tres cursos, cuarto de la ESO una ética y luego primero y segundo de Bachillerato”, indicaba Rodríguez Guillén.

Y es que esta lucha por las horas lectivas de filosofía se remonta a la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE), también llamada “Ley Wert” –denominada así por José Ignacio Wert, ministro de educación del gobierno del PP de Mariano Rajoy–, que solo mantuvo la filosofía como optativa en primero de bachillerato. Actualmente ya se encuentra como optativa en algunas autonomías en cuarto de la ESO y segundo de bachillerato, así como obligatoria en primero de bachillerato. Rodríguez Guillén asevera que la Ley Orgánica para la Modificación de la Ley Orgánica de Educación (LOMLOEpropuesta por la actual ministra de educación, Isabel Celáa–, haría que esto fuera distinto el próximo año: “Tengo fuentes seguras de que hay un listado de materias optativas para cuarto en la que no está filosofía. Hay varias de ciencias, varias de plástica, y una sola de humanidades, que es latín”.

El objetivo de los docentes es crear una filosofía de cuarto de la ESO –ya que, como indican algunos docentes, la asignatura de ética la dan como perdida–, que sea una asignatura general, de introducción al vocabulario filosófico. Sostienen que esta posibilidad de elegir en el último curso de la enseñanza obligatoria la filosofía, se refleja positivamente en las notas de los alumnos en otras asignaturas, pues en palabras de Rodriguez Guillén: “El alumnado que elige esta materia en cuarto está mejor preparado para el Bachillerato, pero sobre todo, estamos hablando de chicos y chicas de 16 años, ya más maduros”.

La opinión de los profesores

ECD se ha acercado también a algunos institutos de la Comunidad de Madrid para preguntarles a profesores de filosofía por esta cuestión. “La ventaja que tiene dar una filosofía o una ética es que tiene un contenido más académico, más profundo, y que luego puede manifestar algunas aplicaciones de lo mismo en cuestiones de ciudadanía” indicaba José Ignacio Moreno Iturralde, profesor de secundaria y bachillerato y autor del libro Filosofía y ciudadanía: humanismo para la vida.

“Lo importante es que, enraizado histórica y éticamente a los contenidos se cree una pluralidad de opiniones”, argumenta Moreno Iturralde. Y es que terminar la enseñanza obligatoria sin un estudio de lo que es la libertad, la responsabilidad, el bien común y la igualdad de los seres humanos es, en palabras de los docentes, algo inconcebible.

En definitiva, buscan aumentar las horas lectivas de filosofía mediante la propuesta de la Ref. Esta, según muestra Rodríguez Guillén, además de con el impulso de los docentes que forman parte de la misma, cuenta también con varios apoyos entre las universidades españolas, entre los que cabe destacar el de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad Autónoma y la UNED.

Santiago Abascal: “Cada día que pasa este Gobierno merece ser censurado con más rotundidad”

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable