Domingo 22/07/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Hablando de cenizos, Ada Colau quiere apagar la Navidad

Rebelión de comerciantes de Barcelona en defensa de las luces de Navidad. Así titulaba estos días la prensa local ante el anuncio de la peculiar alcaldesa, Ada Colau, de que quiere que las fiestas del año que viene sean "del todo diferentes". Hoteleros y restauradores se oponen también a la revisión.

 

De momento, se desconoce la fecha del encendido de las luces este año y si acudirá o no la alcaldesa.

 

Algunos de los principales ejes comerciales de la Ciudad Condal van a montar una campaña para defender la iluminación ornamental propia de las fechas navideñas, y en concreto el modelo comercial instaurado hace más de cinco años.

 

"Queremos preguntar a la ciudadanía si está dispuesta a aceptar que estas serán sus últimas Navidades con luces en las calles tal y como las conoce", ha declarado Gabriel Jené, de Barcelona Oberta, entidad que agrupa el comercio de los distritos y barrios más conocidos, como la Rambla, paseo de Gràcia, rambla Catalunya, etc. Quieren protagonizar una campaña "contundente" y que el debate se desarrolle en plenas fiestas de Navidad, no en abril o mayo.

Los nuevos responsables de comercio del Ayuntamiento explicaron a los comerciantes que este año no les había dado tiempo a cambiar nada, pero que las Navidades del año que viene serán distintas porque "no les gustan las fiestas religiosas, las grandes empresas, el consumo...". Eso sí, han reconocido que la cabalgata de los Reyes Magos es "una tradición".

El Ayuntamiento volverá a invertir 850.000 euros este año en subvenciones para iluminar las calles, pero entiende que el modelo está saturado. Por eso, destinará 160.000 euros a todos los distritos para desarrollar actividades como chocolatadas y gincanas.

Según Manel Casals, del gremio de hoteles, "la Navidad es cosa de todos y nos cuesta entender esta posición municipal tan extrema. Si el problema es la factura de la luz, la pagamos nosotros".

La situación está provocando desánimo en los hoteleros, impulsores en 2009 de las reivindicaciones en pro de una ciudad más vistosa en Navidades, que alimentara el consumo interno y que además promocionara Barcelona como destino turístico navideño atractivo, al estilo de Londres, París, Nueva York... En 2009, Barcelona sumó 800.000 pernoctaciones en diciembre, el año pasado alcanzó el millón. "Poner en riesgo las épocas en las que más cuesta atraer a gente resulta del todo ilógico", dicen en el sector.

La campaña Barcelona Christmas Shopping, una de las herramientas de Turisme de Barcelona para promocionar la ciudad como destino turístico de compras navideñas, sobre todo en países cercanos como Reino Unido y Francia, ha sufrido también una merma de presupuesto.

Hay que ser cenizos, digo yo, para querer apagar la Navidad. Pero estos son los alcaldes que tenemos en no pocas ciudades españolas. Lo malo es que les quedan casi cuatro años en el cargo y tomando decisiones peregrinas.

[email protected]

Twitter: @JoseApezarena

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sobre el autor...

José Apezarena

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·