Viernes 25/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Contacto

Mitsubishi Eclipse Cross. El despertar de los sentidos

El nuevo todocamino compacto de Mitsubishi, el Eclipse Cross, supone para la marca de los tres diamantes el inicio de una nueva era basada en productos mucho más emocionales.

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Dispone por el momento de un motor de gasolina 1.5 (163 CV) alimentado mediante inyección directa y turbocompresor. Más adelante, en el último trimestre de 2018, habrá una versión diésel. La gama se articula en torno a tres niveles de equipamiento: Challenge, Motion y Kaiteki. Éste último se ofrece exclusivamente ligado a la tracción integral S-AWC y a un cambio automático de variador continuo (CVT).


Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross

Manuel Reyes

Corren nuevos tiempos para Mitsubishi. El Mitsubishi Eclipse Cross es un producto que va directo al blanco, al blanco de las emociones. Su diseño desborda originalidad, aunque eso sí, respetando el ADN se la marca. El frontal sigue a nivel de estilismo, el concepto “Dynamic Shield”, con su personal forma en doble flecha. Es la parte que le identifica como miembro de la familia Mitsubishi, pero ahora cabe destacarse que los intermitentes ya no van forman parte de los faros, pasan a ubicarse al lado de los antiniebla.

Tanto el lateral como la parte trasera rompen con todo lo visto, aportándole su propia personalidad. En este aspecto, Mitsubishi ha jugado una baza magistral al huir de esa tendencia tan en boga, repetida por muchos fabricantes,  de utilizar distintos tamaños de un mismo molde a la hora de configurar, de segmentar sus gamas.

Las dos marcadas líneas que recorren el lateral le aportan carácter, mientras la caída del techo le confiere una gran dosis de  deportividad. Sin embargo es la parte trasera la que de verdad le personaliza gracias a la luneta dividida en dos mitades por una franja luminosa y a unas ópticas de caprichoso diseño, colocadas muy altas, sin olvidarse de detalles prácticos como,  el limpiaparabrisas oculto en el spoiler del techo para no entorpecer la visibilidad.

Dentro de la gama SUV de Mitsubishi, el Eclipse Cross, con 4,41 m de longitud, se sitúa en el segmento compacto (C), entre el ASX (4,36 m), que a pesar de ser más pequeño también se encuadra dentro los compactos, y el Outlander (4,69 m).

En el apartado de los propulsores, por el momento solo se ofrece un motor de gasolina con inyección directa y sobrealimentado mediante turbocompresor, el 1.5 de 4 cilindros en línea y 1,5 litros de cilindrada. Desarrolla una potencia máxima de 163 CV y un par máximo de 250 Nm entre 1.800 y 4.500 rpm. Puede llevar acoplada una caja de cambios manual de 6 velocidades o una automática de tipo variador continuo (CVT).

Esta última a pesar de ser de variador continuo lleva 8 velocidades fijas, predeterminadas, que se encuentran disponibles cuando se utiliza el cambio en modo manual-secuencial a través de la propia palanca  o de las levas situadas en la columna de la dirección. Utilizando manualmente el cambio automático CVT se evita revolucionar en exceso el motor a la hora de circular rápido, el característico “subidón” de vueltas derivado de pisar  el acelerador a fondo con el objeto de ganar rápidamente velocidad.

Como no podía ser de otra forma en todo Mitsubishi que se precie, en el Eclipse Cross  no podía faltar un sistema de tracción integral, una de las principales señas de identidad de la firma japonesa.

El sistema 4x4 que monta el Eclipse Cross es, el Super-All Wheel Control (S-AWD). Regula el envío de fuerza motriz al tren trasero en función  de las condiciones de conducción. Además incorpora el sistema Active Yaw Control (AYC) o control activo de la guiñada, que mejora el comportamiento de la dirección y la precisión de los virajes mediante el frenado selectivo de la rueda trasera del lado interior de la curva, ayudando al vehículo a trazar con notable agilidad y precisión las curvas.

El S-AWD ofrece tres modos de conducción, que se seleccionan mediante un selector ubicado en la consola central: Auto, Snow, para nieve y superficies resbaladizas, y Gravel, indicado para caminos en muy mal estado y barro.

En modo Auto, el sistema reparte en condiciones normales el par en una proporción delante/detrás de 80/20,  proporción que puede llegar a un máximo de 55/45.

El motor responde muy bien a los requerimientos del acelerador. Hace gala de un silencioso funcionamiento, y el amplio espectro de revoluciones en las que se dispone de la cifra de par máximo propicia tanto una buena respuesta desde abajo como unas convincentes recuperaciones.

En carretera, el Eclipse Cross obsequia a sus ocupantes con un gran confort de marcha como resultado de la suavidad con la que trabaja su propulsor de gasolina,  de un correcto aislamiento acústico y de una suspensión que filtra muy bien las irregularidades del asfalto.

Por otro lado ofrece un guiado muy preciso. A este respecto puede presumir, puesto que todas las versiones, cuenten con tracción delantera o total, montan en el tren posterior una suspensión de tipo independiente multibrazo. Todo un refinamiento, puesto que muchos de sus rivales solo utilizan un sistema de  suspensión independiente en el eje trasero en aquellos modelos dotados con tracción 4x4, mientras las variantes con tracción a las ruedas delanteras emplean un modesto y más barato eje torsional.

La gama dispone de tres niveles de acabado o de equipamiento: Challenge, Motion y Kaiteki. Teniendo en cuenta que el equipamiento de serie es muy completo, el Challenge suma elementos como, el climatizador automático, el volante multifunción de cuero, las luces de niebla o la cámara de visión trasera. Ente los componentes a destacar del acabado Motion figuran, el sistema de conectividad Android Auto y Apple CarPlay, la proyección de datos, el climatizador bizona o la apertura y arranque sin llave.

El nivel superior o Kaiteki incluye: tracción integral Super-All Wheel Control (S-AWC), techo panorámico eléctrico, tapicería de cuero, asientos delanteros calefactables, asiento conductor regulable eléctricamente, faros de led, y cámara visión 360º.

Estos acabados se combinan con la única mecánica disponible, teniendo en cuanta que el Motion puede montar el cambio automático CVT de 8 velocidades además del manual de 6 marchas. Con respecto a la tracción integral se reserva en exclusiva para el Kaiteki, que asimismo sólo está disponible con el cambio CVT. Los precios finales con todos los descuentos son los siguientes: 21.800 euros (Challenge 2WD), 24.000 euros (Motion 2WD), 25.500 euros (Motion 2WD CVT) y 31.500 euros (Kaiteki 4WD CVT).

Unos precios francamente muy competitivos entre la numerosa pléyade de rivales, entre los que se encuentran modelos como, el Seat Ateca, Skoda Karoq, Nissan Qashqai, Renault Kadjar, Hyundai Tucson, Peugeot 3008 o Kia Sportage, por poner unos significativos ejemplos.

Nada más acomodarse en el puesto de conducción  se percibe que esa emoción que transmite el estilo de la carrocería también se traslada tanto al diseño como a la configuración de todo el conjunto del salpicadero. Un salpicadero en el que no queda nada de esa sobriedad  o conservadurismo que impera en sus hermanos, el Outlander y el ASX.

Tiene mucha personalidad, además de ser bastante original. La pantalla del sistema multimedia se opera mediante una superficie táctil, el Touchpad Controller, situado en la consola central, al lado de la palanca de cambio.

Respecto a la habitabilidad, es buena. Está en línea con la de su competencia. Cabe señalar  que los pasajeros de las plazas traseras no tienen problemas con la cota de altura a pesar del corte coupé de la trasera. El asiento trasero puede deslizarse longitudinalmente 20 cm y los respaldos son reclinables en un abanico de 16 º a 32º.

Una solución de gran versatilidad que permite variar, en función de las necesidades del momento,  tanto el volumen del maletero como el espacio para las piernas de los ocupantes de las plazas posteriores. Con el asiento trasero completamente adelantado, el volumen del maletero es de 485 l (466 l con tracción integral), algo inferior al de sus rivales. 



  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross
  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross
  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross
  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross
  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross
  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross
  • Mitsubishi Eclipse Cross Mitsubishi Eclipse Cross

También te puede interesar...

Motor

Suzuki Swift Sport. Diversión asegurada Leer

Cuídate

El boom del kinesiotape Leer

Gadgets

Dron Profesional, empresa revelación en la grabación de vídeos aéreos con drones Leer

Jurídico

Régimen Sancionador en materia de competencia: Análisis Práctico. Leer

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··