Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Crisis amplia de Gobierno ya: cambio de vicepresidentes, entran Chaves y Salgado (Economía), Alonso se perfila como pieza clave, opciones para Blanco y Trinidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Rodríguez Zapatero tiene claro que, si quiere retomar la iniciativa política, necesita hacer un cambio de Gobierno. La duda era si esperar a después de las europeas, pero las cosas están ahora tan comprometidas que necesita adelantarlo. Según los datos que hoy se manejan, lo hará en los próximos días, en plena Semana Santa y será una remodelación grande.

Las graves consecuencias de la crisis económica, con la posibilidad de que el PSOE pueda perder las elecciones europeas de junio, algo que ha reconocido el propio José Blanco, ha sido el argumento decisivo que llevado al presidente del Gobierno a proceder ya a un cambio de equipo, de forma que el habitual efecto positivo de este tipo de medidas reflote cuanto antes la intención de voto del PSOE.

Además, se pretende configurar un Gabinete ‘muy político’, con incorporaciones sonadas, para transmitir el mensaje de que con él será capaz de afrontar la grave crisis económica. Los expertos han insistido repetidas veces en que un problema añadido en España era la falta de confianza en el Gobierno y en sus medidas.

Estos son algunos datos que se manejan sobre la crisis, según las informaciones recogidas por El Confidencial Digital:

-- El cambio se producirá inmediatamente, incluso esta Semana Santa. A pesar de que, si se anuncia ahora, las fechas vacacionales apagarán rápidamente los ecos, que tendrán por eso menor impacto en la opinión pública, se ha optado por hacerlo así entre otras cosas por las filtraciones que se estaban produciendo.

-- En abril de 2006, en plena Semana Santa, se produjo una remodelación por la salida de José Bono del ministerio de Defensa, aunque en este caso no fue una decisión querida y planeada, sino que hubo que improvisar por los desplantes de Bono.

-- Será una crisis muy potente. Para empezar, salen los dos vicepresidentes, Fernández de la Vega y Solbes, ambos ‘quemados’, sobre todo el último.

-- De la Vega viene encontrando dificultades para coordinar la acción del Gobierno con la eficacia de otras épocas. Es una imagen gastada, y está siendo ‘castigada’ por asuntos como su voto irregular en Valencia en las pasadas generales.

-- José Antonio Alonso, posiblemente el hombre de más confianza que tiene Zapatero (son amigos desde niños, compañeros de pupitre en el colegio), está llamado a ser una pieza principal en los cambios. Todo indica que volverá al Gobierno para convertirse en el ‘número dos’ como vicepresidente.

-- Ese movimiento, además, permitirá al PSOE poner al frente del Grupo Socialista a una persona con más garra y capacidad de negociación de lo que ha demostrado Alonso. Tiene muchas papeletas Ramón Jáuregui, que en la práctica es el auténtico líder del grupo parlamentario y el muñidor de los acuerdos con los otros grupos –ver noticia-. Unas negociaciones y unos pactos que van a ser decisivos para la estabilidad de la actual mayoría.

-- Alfredo Pérez Rubalcaba seguirá en el Ejecutivo. Alguna fuente lo había colocado incluso en una vicepresidencia. Es una de las tres o cuatro personas a las que Zapatero escucha. Y ha mostrado capacidad de sacrificio manteniéndose en un ministerio que no le gusta demasiado, como es Interior.

-- Para sustituir a Solbes se maneja con mucha fuerza el nombre de Elena Salgado (una apuesta firme de Rubalcaba –amplíe más detalles pinchando aquí-).

-- El presidente andaluz, Manuel Chaves, aparece en todas las quinielas como nuevo vicepresidente, encargado de las relaciones con las autonomías.

-- Son seguras las salidas de Magdalena Álvarez (que tenía que haber cesado hace tiempo) y Miguel Ángel Moratinos, que ha agotado sus capacidades. Está muy quemada Mercedes Cabrera, lo mismo que Bernat Soria y César Antonio Molina, que ha provocado algunos conflictos con ministros, entre ellos el de Exteriores.

-- No es probable que cesen los ministros más recientes. Uno de los que se considera ‘seguro’ es el titular de Trabajo, Celestino Corbacho. A pesar de que no están ‘funcionando’ las nuevas, Cristina Garmendia o Beatriz Corredor, pueden continuar. De Garmendia se dice que es una persona a la que Zapatero escucha en materia de tecnología e investigación.

-- Una salida de Bibiana Aído sería interpretada como una ‘derrota’ en relación con la Ley del Aborto. Así que continuará.

-- Se mantienen, por supuesto, Carme Chacón y Miguel Sebastián.

-- En cuanto a otras incorporaciones, se insiste en que finalmente José Blanco entrará en el Gabinete (una vieja aspiración suya) e incluso se le sitúa en el ministerio de Fomento, a pesar de que su especialización en ese terreno es nula.

-- Podría ser la oportunidad de Trinidad Jiménez, la eterna ‘ministrable’. Fuentes próximas al PSOE cuentan que está dolida con Zapatero por no haberle hecho ministra, cuando sí nombró a Miguel Sebastián (que se pegó el batacazo en Madrid), sólo haciéndole pasar unos meses de ostracismo, mientras ella tuvo que estar cuatro años en el Ayuntamiento de Madrid, aguantando en la oposición.

-- Habrá sorpresas y caras nuevas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··