Dinero

El Gobierno ha decidido el cese de Antonio Brufau en Repsol. Su candidato es Josep Piqué, que ha sido bien recibido por los accionistas

El Gobierno ha sentenciado a Antonio Brufau como presidente de Repsol. Está haciendo circular entre los accionistas de la petrolera el nombre de Josep Piqué como relevo en la cúpula. Su candidatura ha sido bien recibida por algunos miembros de peso del consejo.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, altos cargos de Moncloa han intensificado en las últimas semanas los movimientos y los contactos con los principales accionistas de la petrolera (La Caixa, Sacyr y Pemex) para forzar el relevo de Brufau en Repsol.

El nombre que está proponiendo a los miembros del consejo de Repsol, como sustituto de Brufau, es el del ex ministro catalán Josep Piqué.

Dirigentes del Gobierno y del PP no niegan, en privado, que hay una operación en marcha para desbancar al actual presidente de la petrolera.

Hombre de confianza del Gobierno

Según las fuentes consultadas por ECD, la cúpula económica del Gobierno quiere colocar a un interlocutor de su máxima confianza como cabeza visible de la primera petrolera de España.

En ese contexto, está manejando el nombre del actual presidente de Vueling como el relevo de Antonio Brufau. Piqué fue nombrado ministro de Industria en 1996, cuando José María Aznar llegó a La Moncloa. Una labor que compaginó con la función de portavoz del gabinete entre 1998 y 2000.

En la segunda legislatura del Partido Popular, ocupó las carteras de Asuntos Exteriores (2000-2002) y de Ciencia y Tecnología (2002-2003). Después, y hasta que asumió la presidencia de la aerolínea Vueling, en 2007, ejerció como líder del PP en Cataluña.

Los accionistas no ven mal a Piqué

Fuentes bien posicionadas en el consejo de Repsol, a las que ha tenido acceso ECD, reconocen que no ven con malos ojos la candidatura de Josep Piqué.

El vídeo del día

Finaliza la misión de la sonda de calor interno de Marte

Destacan del ex ministro su habilidad para negociar, en un momento de especial tensión con Argentina tras la expropiación de YPF. “No es un hombre de ruptura. Todo lo contrario”, asegura un miembro con voz y voto en el consejo.

También ponen el acento en que es una figura muy valorada y respetada, especialmente en el entorno político y financiero de Cataluña. Un aspecto que podría ser clave para convencer al primer accionista de Repsol, La Caixa (12,9%), ya que la palabra del presidente de la entidad catalana, Isidro Fainé, resultará determinante para consumar el relevo.

El cese de Alfonso Cortina

Las fuentes del Gobierno consultadas no pasan por alto lo ocurrido con el “cese fulminante” del antecesor de Brufau en la presidencia de Repsol, Alfonso Cortina, nombrado por José María Aznar en 1996. Cortina salió del cargo a los seis meses de llegar Rodríguez Zapatero al poder en 2004.

La situación la aprovechó el PSC, en un momento en el que José Montilla ocupaba la cartera de Industria, y con el apoyo también de Isidro Fainé (La Caixa), para aupar a Antonio Brufau. Una maniobra que ahora el Gobierno del PP no olvida.

Ruptura de relaciones con Argentina

Otro de los aspectos claves que ha provocado también que el equipo económico de Mariano Rajoy haya puesto a Brufau en su punto de mira es la crisis con Argentina. Un conflicto que ha deteriorado gravemente las relaciones entre ambos países, y que el Ejecutivo considera que Brufau “no ha sabido gestionar”.

También se tiene en cuenta entre altos cargos del Gobierno que, si el actual presidente de Repsol supone un “obstáculo” para retomar las negociaciones con el equipo de Cristina Kirchner, su salida será inevitable para volver a encauzar las conversaciones y conseguir una compensación justa por la expropiación de YPF.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?