La voz del lector

Funeral de las Víctimas del Coronavirus

Impactó el  Funeral por las víctimas del coronavirus en la catedral de la Almudena. Un acierto de la Conferencia Episcopal Española, porque son miles las víctimas del coronavirus muertos sin la compañía de los suyos – muchísimos, hijos de la Iglesia- , y sus familiares y amigos los lloraron en duelo solitario, incapaz de sanar la herida. ¡Terrible! 


Espectacular la catedral,  hasta el límite de su aforo permitido para manifestar  la solidaridad a través de la oración. Las autoridades, de luto, impresionaban. El negro del vestido es símbolo del dolor por la pérdida del ser amado, y de condolencia;  expresa, también, la necesidad psicológica de consuelo y acompañamiento que repare el desgarro.

Parece que tan secular, humana y cristiana costumbre se hubiera perdido; mas, de luto riguroso, aparecieron, en la catedral, la Reina con las Infantas,  la Presidenta de la Comunidad de Madrid, la Vicepresidenta del Gobierno … El Rey y los políticos, de corbata negra, estuvieron “a la altura”: acompañaron dignamente a los familiares de las víctimas. 


Cientos de miles de personas, gracias a 13 TV, pudieron unirse a la Santa Misa desde sus hogares.

La oración es arma poderosa, que funciona con la empuñadura de la confianza, la humildad y el perdón.

Se dice que “es la fuerza del hombre y la debilidad de Dios”. Además, junto al Señor se encuentra esperanza y consuelo verdadero,  porque sólo Dios puede adentrarse en lo más íntimo del corazón humano y llenarlo de paz.

Lo recordó el Cardenal de Madrid, D. Carlos Osoro, en su importante homilía al evocar las palabras de Jesús en el Evangelio: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré» (Mt, 11, 28).

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?