Un cartel ante una ventana.
photo_camera Un cartel ante una ventana.

Negocio

Consejos para facilitar los inicios de una startup

Existe una muy buena manera de simplificar al máximo el proceso de emprender

Desafortunadamente en España no es nada fácil emprender. Son multitud las trabas que van surgiendo, dando pie a numerosos quebraderos de cabeza que incluso se traducen en que los proyectos queden a medias sin llegar a lanzarse del todo. Los inicios son realmente complicados, pero por suerte existe una muy buena manera de simplificar al máximo el proceso.

Se trata de optar por Seedfy, un pacto de preconstitución que cambia la definición que existía hasta ahora de la validación de startups a nivel legal. Asegurar la propiedad de ese proyecto que ha surgido en tu mente nunca antes había sido tan rápido.

¿En qué consiste?

Básicamente estamos ante un documento que tiene validez legal y es de carácter privado. Sean cuales sean los nombres de las personas que participen en el proyecto en cuestión, con un Seedfy te asegurarás de que cada uno tenga su parte de la propiedad. De hecho, en caso de que más adelante surja un contratiempo -siendo un claro ejemplo el hecho de que alguna parte implicada incumpla un punto estipulado en el contrato- tendrás la posibilidad de utilizar el documento ante un tribunal.

Por si fuera poco, el Seedfy hace gala de una gran flexibilidad. Así lo demuestran los cambios que más adelante tienes la posibilidad de introducir. Ello es de agradecer, puesto que muchas startups requieren de un gran componente dinámico.

Es decir, tal vez en un futuro haya otros participantes que deban ser incluidos o directamente cambies de modelo de negocio. En cualquier caso, no tendrás ninguna dificultad o impedimento a la hora de realizar dichas modificaciones.

Teniendo en cuenta la enorme cantidad de problemas que pueden surgir a lo largo de la validación del negocio, conviene estar protegido legalmente. Este documento es ideal para ello, el cual te proporcionará una serie de ventajas.

Estas son las ventajas de Seedfy

Lo primero que llama la atención de esta alternativa es la gran cantidad de tiempo que puedes llegar a ahorrar..

Por otra parte, también es destacable el hecho de que no se precisen gestores, notarios o el mismo registro mercantil. En todos los casos acaban ralentizando el proceso, lo cual no sucede optando por el documento conocido como Seedfy.

Atrás quedan los tiempos en los que obtener la validación de un negocio que conlleve cinco meses suponía un desembolso de 5.500 euros. El importe abarca los gastos de la asesoría legal, la gestoría y el autónomo societario.

 

La situación es radicalmente distinta optando por Seedfy. El gasto acumulado es de tan solo 250 euros, indiferentemente del tiempo que uno esté validando su negocio. El precio incluye tanto la firma electrónica avanzada como la protección de tu propiedad, recibiendo poco después todas las personas que conforman el documento un correo electrónico con tal de que procedan a firmarlo.

Una vez validado tu modelo de negocio tienen lugar los últimos pasos que se resumen en constituir la sociedad con Seedfy a través de CIRCE. Seedfy optimiza el proceso y los costes en la constitución de la sociedad encargándose de todo por 290€. Hay que añadir 150 euros de los notarios, así como del Registro Mercantil. En el proceso se incluye también el alta en Hacienda, así como el autónomo societario, todo ello realizado por Seedfy. Y si tu proyecto requiere de un Pacto de Socios, también puedes obtenerlo por 250€ de una forma ágil a través de Seedfy.

Así pues, al sumar los 250 del pacto de preconstitución en total la cifra asciende a 940 euros, estando muy lejos de los 5.500 que habría que pagar en caso de llevar a cabo el procedimiento sin Seedfy. Teniendo en cuenta los gastos que vendrán dados por la empresa en sí, ahorrarse un total superior a cuatro mil euros es de agradecer para cualquier tipo de emprendedor, sea cual sea el ámbito al que vaya a pertenecer su startup.

No hay que echar la vista demasiado atrás para dar con una época en la que los emprendedores se veían obligados a destinar el dinero que tenían ahorrado en la creación de la empresa y toda la burocracia que acarrea dicho proceso. Los tiempos cambian y, gracias a procesos de protección de negocios como el de Seedfy, el dinero es invertido exclusivamente en la validación del negocio en cuestión.

Por ende, no es de extrañar que cada vez más personas opten por proteger sus respectivas startups con Seedfy. La cifra de opiniones positivas va en aumento y presumiblemente seguirá creciendo a lo largo de 2022.

Raphael, apoteósico en Starlite

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable