Política

Rubalcaba ha empezado a informar al PNV de manera inmediata sobre las operaciones contra ETA: el Gobierno ahora sí confía en los nacionalistas

El Gobierno y el Partido Nacionalista Vasco han firmado una ‘entente cordiale’ en lo que a la política antiterrorista se refiere. El Ejecutivo busca así un socio preferente en la lucha contra ETA. Ambos creen que se encuentran ante “una baza muy importante” para acabar con los pistoleros.

El acuerdo se selló durante la negociación llevada a cabo entre el Gobierno y el PNV durante este último verano. En esos encuentros reservados y a puerta cerrada (de los que informó en primera instancia El Confidencial Digitalvea aquí la noticia), no sólo se habló de los Presupuestos Generales de 2011 y de la transferencia de las políticas activas de empleo al País Vasco.

En la mesa, Alfredo Pérez Rubalcaba y el presidente del PNV, Íñigo Urkullu, también acordaron un “trato preferente” en materia antiterrorista. Fuentes conocedoras de estos encuentros entre ambos mandatarios explican a ECD que, gracias a este pacto, el Gobierno parece haber superado las viejas ‘rencillas’ existentes con los nacionalistas en la lucha contra ETA.

Ahora, apuntan las mismas fuentes, Rubalcaba ya “sí se fía” de la deriva de Sabin Etxea y confiará de aquí en adelante en el PNV para intentar acabar con la violencia de ETA.

El ministro le ha prometido a Urkullu “información privilegiada” y “de primera mano” de las operaciones que se lleven a cabo. El objetivo del Gobierno es apoyarse en un socio influyente para intentar el objetivo.

Fuentes de ambos partidos apuntan que España se encuentra ante una “oportunidad histórica” de ver el final de ETA. Y ambos partidos, PSOE y PNV, quieren aprovecharlo: en Ferraz quieren pasar a la historia como quienes acabaron con los pistoleros, y en Sabin Etxea ven con preocupación la formación del llamado “polo soberanista”, de ahí que se busque un mayor protagonismo en la lucha contra la banda terrorista.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?