Política

Polémica en plenas Fallas

Veterinarios anti-taurinos critican la propuesta de Ribó de celebrar corridas a la portuguesa

Han enviado al alcalde un informe técnico en el que explican que un animal lidiado acabará siendo sacrificado

Joan Ribó.
photo_cameraJoan Ribó.

Joan Ribó tiene indignados a los animalistas. El lunes aprovechó un desayuno informativo para criticar las corridas de toros y proponer la fórmula portuguesa, en la que no se mata al toro. Estas palabras han indignado a veterinarios anti-taurinos, que han enviado al alcalde de Valencia un informe técnico que desacredita las tesis del edil.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la Asociación de Veterinarios Abolicionistas de la Tauromaquia y del Maltrato Animal (AVATMA), organización constituida por casi 400 profesionales, ha querido hacerle llegar a Joan Ribó un informe técnico en el que se pormenoriza el padecimiento que sufren los animales en varias de las modalidades de lidia que podrían denominarse “sin muerte”: la lidia a la portuguesa, la lidia sin suerte suprema y las llamadas corridas incruentas.

El vídeo del día

Atascos en la entrada a Madrid por la A-6 tras la colisión de dos camiones.

Como explica José Enrique Zaldívar, presidente de AVATMA, “el maltrato y la crueldad hacia los bovinos está patente en todos los espectáculos taurinos, sin excepción, independientemente de que se les provoquen o no heridas y de que la muerte de éstos se produzca ante el público o fuera de la vista de los espectadores”.

Así, en el documento enviado a Ribó, señalan que los animales en estos festejos sufren tanto física como emocionalmente de una manera tan intensa como incuestionable. En todos los casos, inclusive en las llamadas “lidias incruentas” (en las que no se utiliza ningún elemento punzante para ocasionar heridas) se observan en los bóvidos pérdidas de visión, miedo y un enorme estrés, además de acidosis metabólica, dificultad respiratoria y diversas lesiones musculares por verse obligados a realizar un ejercicio extenuante para el que su organismo de rumiante no está adaptado”.

Por otra parte - explica Zaldívar- su muerte será inevitable después del festejo, ya que un toro que ha conocido los engaños una vez, se volverá sumamente peligroso de ser lidiado nuevamente”.

Respecto a la lidia portuguesa a caballo, el documento detalla que el sufrimiento de los toros previo a su muerte es mayor aún que en la lidia clásica española. En esta modalidad todos los animales son sometidos manipulaciones de sus cornamentas (amputación de pitones y embolado) sumamente dolorosas y estresantes y, una vez finalizado el festejo, la mayoría de ellos pasan agonizando muchas horas -e incluso días- en los chiqueros de la plaza o en el camión de transporte antes de ser enviados al matadero, donde son sacrificados.

Por último, Zaldívar apunta: “Si lo que propone el señor Ribó es que se realicen lidias convencionales a pie sin muerte pública pero manteniendo los dos primeros tercios los tercios del festejo, se obviarían únicamente los daños provocados por el estoque, el descabello y la puntilla, pero seguirían existiendo las tremendas lesiones físicas, el intenso dolor y las profusas hemorragias que provocan en el animal las puyas y las banderillas. Por tanto, el espectáculo en ningún momento estaría exento de sufrimiento y crueldad”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable