Política

Arrimadas ofrece a Edmundo Bal que presida Ciudadanos, ser ella candidata a las generales y que Villacís se presente al Ayuntamiento

Su objetivo es mantener el escaño en el Congreso y acepta el ‘modelo PNV’, que distingue entre el presidente del partido y el cabeza de lista a La Moncloa

La líder de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, en sus escaños.
photo_camera La líder de Cs, Inés Arrimadas, y el portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, en sus escaños.

Maniobra de emergencia de Inés Arrimadas para impedir la ruptura total de Ciudadanos. Tiene decidido ofrecer la presidencia del partido a Edmundo Bal, que acaba de anunciar su intención de liderar la formación, a cambio de mantenerse ella como candidata a La Moncloa. Tratará de convencerle también para que Begoña Villacís retenga Madrid.

“Evitemos una batalla campal”. Arrimadas ha desvelado este lunes que Bal conocía desde hace “meses” su intención de lograr una lista de unidad. Es el motivo por el que le ha instado a retirar su candidatura de cara a las primarias del partido y volver a trabajar todos juntos para evitar una “ruptura” irremediable.

Pero si el portavoz parlamentario no acepta un acuerdo, la líder naranja también lanzará su propia lista para competir con él en el proceso interno que se celebrará en enero, justo unos días antes de la Asamblea de refundación.

La relación se ha roto en diez días

Fuentes internas de Ciudadanos explican que la relación entre Arrimadas y Bal se ha tensado y deteriorado notablemente por diferencias “ideológicas” en las últimas semanas. Pero la presidenta tiene la intención de lograr que su portavoz parlamentario acceda a dar un paso atrás y seguir trabajando en un proyecto común.

Según ha señalado la propia Inés Arrimadas este lunes, se reunirá con Edmundo Bal en los próximos días para abordar el asunto y tratar de reconducir su relación política.

La guerra en el partido naranja lleva escalando públicamente desde hace diez días. El punto álgido llegó el pasado viernes: Bal, por sorpresa, anunció ante los medios de comunicación su intención de liderar el partido. Inés Arrimadas trató de frenar hasta minutos antes el movimiento, pero no lo logró.

Le ofrecerá la presidencia del partido

No obstante, la presidenta de Cs no se descarta como parte de esa lista si se alcanza una candidatura de unidad, a pesar de que considera que tal acuerdo debería dar “oportunidades” a “perfiles menos conocidos”, por lo que todo parece indicar que no sería ella la cabeza de lista de este plan conjunto.

Como maniobra de emergencia para evitar una ruptura, según ha sabido Confidencial Digital por fuentes próximas a Arrimadas, la líder de Cs tiene decidido ofrecer la presidencia del partido a Edmundo Bal, que acaba de anunciar su intención de liderar la formación.

La dirección orgánica gestionaría el día a día a nivel interno, en tanto que la dirección política se dedicaría exclusivamente al discurso y al contacto con la calle. Una bicefalia de poder que se asemejaría a la del PNV, cuyo presidente es Andoni Ortuzar, pero el lehendakari y candidato a las elecciones vascas es Iñigo Urkullu.

Ser ella la candidata a La Moncloa

La militancia deberá decidir el segundo fin de semana de enero si finalmente Ciudadanos transita hacia un modelo estructural de bicefalia, similar a la de los nacionalistas vascos, con una dirección orgánica de perfil técnico y otra política, que es la que aspira a revalidar Arrimadas.

Inés Arrimadas está dispuesta por tanto a ceder la presidencia del partido, liderar solo la parte política, pero a cambio encabezar la lista de Ciudadanos a las elecciones generales para conservar su escaño en el Congreso de los Diputados.

 

Que Begoña Villacís salve Madrid

Según las fuentes consultadas, otro de los puntos de la oferta que presentará Arrimadas en los próximos días a Edmundo Bal afecta a Begoña Villacís.

La líder naranja considera que el tirón de la cabeza visible del partido en Madrid es la mejor opción para que Cs obtenga concejales en el Ayuntamiento de la capital. Las encuestas sitúan a Villacís con posibilidades de mantener una mínima representación en el consistorio donde ejerce en estos momentos como vicealcaldesa.

Arrimadas está convencida de que el ‘activo Villacís’ se derrumbaría si Bal encabeza el cartel electoral del partido tras las primarias. Conoce que el planteamiento de la vicealcaldesa sería no presentarse a las elecciones de mayo bajo la marca Ciudadanos (o el futuro nombre que adopte la formación) si el ex abogado del Estado asume el liderazgo.

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?