Política

Griñán “hundido”, Magdalena “cabreada” y Chaves “como si no pasara nada”

Personas que han estado en contacto con los principales acusados de los ERE relatan cómo han vivido los días de la sentencia

Parte de los acusados en el caso ERE.
photo_cameraParte de los acusados en el caso ERE.

José Antonio Griñán, Manuel Chaves y Magdalena Álvarez eran los tres rostros más conocidos entre los 21 ex altos cargos de la Junta de Andalucía imputados por el caso de los ERE. Y los tres han sido condenados. El primero, con una pena de 6 años de cárcel y 15 de inhabilitación. Chaves y Álvarez, ex vicepresidente y ex ministra del Gobierno Zapatero, solo han sido inhabilitados.

Todos ellos, al igual que el resto de imputados, llevaban días asumiendo una “sentencia muy dura”. Tenían en cuenta que el Tribunal Supremo “ya delimitó las posibles penas” y, antes de devolver la instrucción a Sevilla, “compró las tesis de la Fiscalía”. Por ese motivo, ninguno de los encausados se llevó ayer una sorpresa al conocer el fallo del tribunal.

Así lo aseguran al Confidencial Digital antiguos cargos del PSOE andaluz, que han estado en contacto, en los últimos días y semanas, con los dos ex presidentes socialistas de la Junta y también con la que fue titular de Fomento de 2004 a 2009. Cada uno, eso sí, afirman estas fuentes, han afrontado la sentencia de una forma diferente.

Griñán, “totalmente hundido”

El más afectado, como cabía esperar, es José Antonio Griñán. El antecesor de Susana Díaz se ha llevado una de las condenas más duras, aunque lo cierto es que “ya estaba totalmente hundido” antes de conocer la sentencia.

El ex presidente andaluz lleva “mucho tiempo” en una “depresión”, de la que no se recupera. Ya hace dos años, ECD informó sobre el estado de ánimo de Griñán, muy precario. Y no ha logrado levantar el ánimo.

Como entonces, se culpa de no ver “las cosas raras” que pasaron a su alrededor, pese a haber sido advertido de ello. Tampoco supera el hecho de haber salido de la política por la puerta de atrás, después de 30 años de servicio público, y ahora con una condena que será recordada en el tiempo.

Amigos y compañeros de partido contactados por este confidencial afirman que Griñán se echa en cara “haber delegado tanto”, y lo cierto es que los que le conocen bien admiten que, al frente de la Junta, pudo tener un exceso de confianza: “Él siempre presumía de todo lo que sabía, pero luego confiaba asuntos de gran relevancia en personas en las que no debía hacerlo”.

Magdalena, “muy cabreada”

Si el juicio y la sentencia del caso de los ERE ha dejado a Griñán hundido, la instrucción y el fallo del tribunal han provocado en Magdalena Álvarez una reacción totalmente distinta. La ex ministra de Fomento, de “fuerte carácter”, lleva mucho tiempo confesando a su entorno sentirse “indignada” por el trato recibido por parte de la Justicia.

Las fuentes consultadas explican que la malagueña siempre ha defendido que no ha hecho nada malo y que, incluso, el procedimiento realizado por ella cuando estaba al frente de la consejería de Economía y Hacienda “no era ilegal”.

Por tanto, añaden, “Magdalena está muy cabreada”, tanto por la propia sentencia como por las consecuencias legales que lleva padeciendo durante años: “Le embargaron todos sus bienes y ella tuvo que explicar a sus hijos por qué no podían usar ya el apartamento de la costa”.

Además, la ex ministra afirma que “si hubiera ganado un dinero ilegal, entendería ese embargo” pero, recuerda, “yo solo cobraba mi nómina, que por cierto no era de las más altas que se han cobrado en la Junta”.

Así las cosas, Álvarez piensa dar la batalla hasta el final. Considera injusto el trato recibido y sabe que cualquier acción que lleve a cabo no afectará al PSOE, del que lleva “mucho tiempo desvinculada”

La “frialdad” de Manuel Chaves

Manuel Chaves, por su parte, ha actuado en los días previos a conocerse la sentencia “como si no pasara nada”. Una actitud, por otra parte, “muy del ex presidente”, que casi nunca “se inmuta” ante nada.

Sus compañeros y amigos afirman que Chaves es “muy frío” y, en estos momentos complicados, lo ha vuelto a demostrar.

Un cargo socialista que coincidió con él en puestos de responsabilidad en la Junta de Andalucía define el carácter el ex vicepresidente del Gobierno en estos términos: “Ha gobernado a todos los andaluces, pero él no es andaluz. Él nació en Ceuta y en su carácter se le nota. Es menos visceral que nosotros”.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable