Política

Quiebra en Podemos: Irene Montero se rebela contra la decisión de Pablo Iglesias de dar el partido a Yolanda Díaz

Apoyará la candidatura de Ione Belarra con el argumento de que es una de las fundadoras mientras que la vicepresidenta “no es ni siquiera militante”

Pablo Iglesias e Irene Montero
photo_camera Pablo Iglesias e Irene Montero

Pablo Iglesias ha elegido a Yolanda Díaz para liderar el proyecto político de Unidas Podemos. Pero eso no va a implicar que ella se haga automáticamente con el control del partido. Irene Montero ha comenzado a dar la batalla para que Ione Belarra lidere la formación y solo acepta que la vicepresidenta tercera encabece el cartel electoral.

Tras su decisión de abandonar el Gobierno de coalición para disputar a Isabel Díaz Ayuso la presidencia de la Comunidad de Madrid, Iglesias decidió que la ministra de Trabajo ocupase su puesto en la vicepresidencia del Ejecutivo. Además, la nombró candidata de la formación morada a las elecciones generales.

La amenaza de Yolanda Díaz

En su anuncio, Pablo Iglesias dejó entrever, aunque no lo anunció explícitamente, que Yolanda Díaz iba a hacerse también con las riendas de Podemos.

Ese ascenso de la ministra de Trabajo suponía un cambio de rumbo en la renovación natural del partido morado. Hasta ahora, todo apuntaba a que la actual titular de Igualdad, Irene Montero, sería la elegida para dar el relevo al secretario general.

Con todo, fuentes próximas al ex vicepresidente segundo explican a Confidencial Digital que Iglesias buscaba con esta nueva apuesta romper con dos tópicos que le persiguen: el apego a los cargos públicos –“un militante debe estar allá donde es más útil en cada momento”, dijo, para justificar su candidatura a las elecciones madrileñas- y la idea de que su pareja heredaría el liderazgo.

Irene Montero se ha plantado

Sin embargo, según admiten a ECD fuentes próximas a ministros de Podemos y miembros del equipo de Iglesias, la apuesta del todavía secretario general por Yolanda Díaz ha provocado el plante de la número dos del partido, Irene Montero.

El siguiente secretario general de Podemos será una mujer”. Este fue el vaticinio que realizó la entonces portavoz parlamentaria de Unidas Podemos, Irene Montero, en marzo de 2019.

Ahora, la actual ministra de Igualdad no está dispuesta a que ese plan se cumpla sin que el liderazgo sea asumido al menos por alguna de las fundadoras del partido.

Apoya a la ministra Ione Belarra

Fuentes de Unidas Podemos aseguran que Montero ha exigido a Iglesias que la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, sea “la mujer” que lidere el partido tras su decisión de abandonar la política.

La titular de Igualdad ha asumido que si Pablo Iglesias da un paso atrás, ella también debe echarse a un lado.

El batacazo electoral en Madrid ha precipitado el proceso sucesorio y el secretario general no había decidido quien sería su relevo y de ahí que se hubiera limitado a nombrar a Yolanda Díaz como candidata de Unidas Podemos a las generales.

Belarra se ha convertido por ahora en la principal aspirante a liderar Podemos después de que Iglesias abandone la política. Una candidatura auspiciada en la sombra por Irene Montero, en contra de la decisión anunciada por Pablo Iglesias de entregar el control del partido a la vicepresidenta tercera del Gobierno.

El conflicto se resolverá en primarias

Fuentes próximas a la dirección de Podemos destacan a ECD que la militancia deberá ratificar los nuevos liderazgos tanto en Podemos como en Unidas Podemos.

Por el momento, la Ejecutiva tomará las riendas del partido cuando se formalice la salida de Iglesias, y será la encargada de convocar la Asamblea Ciudadana de la que surja la nueva estructura de la formación morada.

Si bien este congreso interno estaba previsto para 2023, la función de la Ejecutiva será acelerar los plazos para contar cuanto antes con un nuevo líder en Podemos.

Defiende que dispone de “banquillo”

A favor de la candidatura de Ione Belarra, la ministra de Igualdad defiende que dispone de un “banquillo” de dirigentes para que le acompañen en los órganos de dirección de la etapa post-Iglesias. Cita expresamente por ejemplo a Noelia Vera (secretaria de Estado de Igualdad, 34 años), quien también forma parte del actual ‘corazón’ de Podemos.

“No es tanto que Irene esté en contra de Yolanda, sino que rechaza dejar Podemos en manos de alguien que lleva pocos años aquí. Nada más”, comentan diputados de Podemos sobre los planes de Montero.

Destacan también que Belarra ya ha sustituido a Pablo Iglesias en el Ejecutivo. Cuando el ex vicepresidente anunció su intención de competir electoralmente en la Comunidad de Madrid, cedió la vicepresidencia a Yolanda Díaz y el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 a Ione Belarra, quien hasta la fecha había ocupado la secretaría de Estado para la Agenda 2030.

En su último acto institucional, recuerdan, Iglesias se mostró convencido de que Belarra podría desarrollar su puesto al frente del ministerio mucho mejor que él.

Ceder solo el cartel electoral

En ese contexto, en Podemos admiten que Montero se ha movilizado para trasladar a Iglesias que acepta que la ministra de Trabajo encabece la candidatura del partido.

Es consciente de que, en su caso, habría que pagar –en titulares agresivos y en un importante deterioro de imagen- el peaje de que ella es la pareja del actual secretario general y la número dos del partido.

Por si esto fuera poco, admite en privado que Yolanda Díaz está mejor valorada entre los votantes de la formación morada, pero también entre los simpatizantes de otras formaciones. E incluso entre políticos de signo contrario.

“Yolanda puede ser una muy buena candidata, pero no le interesa mucho la vida interna de partido”, aseguran en el entorno de la ministra de Igualdad.

Un partido del que “no es ni militante”

Fuentes internas de Podemos consultadas por ECD afirman que Irene Montero se ha cerrado en banda a que se haga con el control del partido “alguien que ni siquiera es militante”, en alusión a Yolanda Díaz.

Díaz no es miembro de Podemos, ni siquiera de Izquierda Unida, y solo mantiene su militancia en el PCE, pero Montero reconoce que ha logrado una muy buena imagen pública con su gestión en Trabajo y los siete pactos que ha alcanzado en estos meses con la patronal y los sindicatos.

El vídeo del día

Científicos vinculan desastres climáticos a la inacción
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?