Política

El PNV consuma la “traición” a Iberdrola y BBVA con el apoyo a los impuestos de Pedro Sánchez

Las dos compañías tienen su sede en Bilbao y Hacienda ha accedido a que los 800 millones por los nuevos tributos a las eléctricas y a la banca se queden en el País Vasco

Urkullu y Sánchez.
photo_camera Urkullu y Sánchez.

El PNV, que no se había definido hasta ahora, también apoyará los nuevos impuestos a la banca y a las empresas energéticas del Gobierno, pese a las críticas de su portavoz, Aitor Esteban, a las “prisas” con que los partidos del Ejecutivo han elaborado su propuesta. Malestar en la cúpula de Iberdrola y BBVA.

Tanto el PNV como EH Bildu han advertido de que respaldan que se tramite la propuesta, pero que su aprobación final queda supeditada a que se reconozca en ella la plena capacidad de las haciendas forales vasca y navarra para tramitar estos impuestos extraordinarios.

El nuevo gravamen que penaliza a bancos y empresas energéticas es en la práctica un impuesto, aunque en puridad jurídica no es tal. La proposición de ley presentada en el Congreso por PSOE y Unidas Podemos lo configura como “prestación patrimonial pública no tributaria”, una figura distinta a un impuesto.

La amenaza del PNV

Hay que recordar que la presentación del nuevo ‘impuesto’ mediante esa figura de “prestación patrimonial pública no tributaria” enfadó enormemente en su momento al PNV y al Gobierno de Iñigo Urkullu.

El Departamento de Hacienda vasco denunció abiertamente que se había “buscado la fórmula para esquivar” la concertación con las Haciendas forales”.

Los nacionalistas aseguraban que, con ello, se vaciaba de contenido el Concierto vasco y el Convenio navarro, porque “impide la concertación de estos nuevos impuestos, imposibilitando que sus Haciendas puedan recaudar un solo euro de lo gravado a las empresas de los sectores bancario y eléctrico”.

El Estado cede 800 millones

Sin embargo, Confidencial Digital ha podido confirmar que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha garantizado a los nacionalistas vascos en los últimos días que Hacienda ha accedido a que los 800 millones de euros por los nuevos tributos a las eléctricas y a la banca sean recaudados por el País Vasco.

El Gobierno central ha aceptado así las modificaciones necesarias en el trámite parlamentario para que Euskadi pueda concertar de alguna forma los impuestos y garantizarse esos ingresos, que se cuantifican en esos 800 millones, en un momento en el que las Haciendas perderán recaudación por otras medidas, como la deflactación de las tarifas del IRPF aprobada recientemente.

“Traición” a Iberdrola y BBVA

El hachazo fiscal afecta a las ‘vascas’ Iberdrola y BBVA, que tienen su sede y tributan en Euskadi, lo que explica que el PNV haya estado tradicionalmente alineado con sus intereses.

 

La información ha llegado a las cúpulas de Iberdrola y de BBVA, donde hablan en privado de “traición” después de décadas de contribución fiscal en Euskadi, según ha podido constatar ECD.

Dinero para el Estado

A modo de ejemplo, fuentes del PNV indicaban que, si no había cambios en esa normativa durante el trámite parlamentario en los próximos meses, “los impuestos que en adelante tenga que pagar una empresa como Kutxabank irán directamente a las arcas del Estado”.

Así ocurre con las empresas porque su aplicación queda fuera del control de las Haciendas forales de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra, que tienen competencia sobre la legislación y recaudación de impuestos pero no sobre la figura de la prestación patrimonial elegida por el Ministerio de Hacienda.

Las tres Haciendas forales del País Vasco (Vizcaya, Guipúzcoa y Álava) tienen competencias exclusivas para la regulación y la gestión tributaria, aunque deben coordinarse con la política fiscal del Estado en el marco del concierto económico.

Por tanto, el Gobierno central no puede obligarles a aplicar un nuevo impuesto si las diputaciones -controladas por el PNV- no están de acuerdo.

Se recaudará durante dos años

De inicio, los nuevos impuestos gravarán con un tipo del 1,2% a las compañías energéticas, y del 4,8% a los bancos, que se cobrará en 2023 y 2024 para los resultados de 2022 y 2023.

En compañías como Iberdrola, Endesa y Repsol, entre otras, la tasa se aplicará sobre el importe neto de la cifra de negocios. En grupos como Santander, BBVA y CaixaBank se gravarán los intereses netos (cobrados menos pagados) y las comisiones netas.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, en los actos del día de la Policía

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable