Política

Quim Torra se ha cansado del ninguneo de Puigdemont y Artur Mas: ha decidido ir por libre

No le consultaron sobre la posición de JxCAT en la investidura y peleará por ser candidato frente a los dos ex presidents

Quim Torra y Carles Puigdemont, en Bruselas.
photo_cameraQuim Torra y Carles Puigdemont, en Bruselas.

Desde que fue elegido por Puigdemont para convertirse en presidente de Cataluña, Quim Torra ha estado siempre condicionado por su antecesor en el cargo. Las exigencias y las consignas del ex president desde Waterloo han marcado la agenda del Govern, pese al fuerte contrapeso que quiere imponer la dirección de la antigua Convergencia. Pero eso puede cambiar.

Esa situación de marginación se ha vuelto a repetir en las últimas semanas, con el debate abierto en JxCAT sobre la postura que debe adoptar el partido en la investidura de Pedro Sánchez. Desde las elecciones generales, parecía claro el “no” al socialista, pero una carta de los presos Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull, pidiendo la abstención, ha dejado todo abierto.

Lucha por el poder

La clave de esa brecha en JxCAT está estrechamente relacionada por la disputa de poder que, a día de hoy, aún mantienen Artur Mas y Carles Puigdemont. Según cargos del partido consultados por Confidencial Digital, “cada uno de ellos trata de imponer su criterio”, que en casos como el de la investidura de Sánchez es “totalmente distinto”.

En tal sentido, desde la antigua Convergència reconocen que el actual Grupo Parlamentario en el Congreso está “cien por cien controlado por Puigdemont”, que impuso desde su exilio belga el rechazo a la investidura de Sánchez. 

Artur Mas, por su parte, apuesta por la abstención, e “hizo mover” esa postura tanto en la dirección del partido como en el entorno de los políticos presos.

Quim Torra, en medio

La disputa entre los afines a Mas y a Puigdemont ha pillado, de nuevo, a Quim Torra en medio. El presidente de la Generalitat ha permanecido estas semanas callado, sin dar nuevas instrucciones sobre la investidura de Pedro Sánchez.

En un primer momento, y siguiendo las tesis de Carles Puigdemont, apostó abiertamente por votar en contra. Argumentó, incluso, que la falta de voluntad de diálogo del Gobierno socialista impedía cualquier otra postura en el Congreso de los Diputados. No obstante, tras realizar esas declaraciones, se encontró con la petición de abstención de Jordi Sánchez, Jordi Turull y Josep Rull.

Según las fuentes consultadas por ECD el enfado de Torra, al enterarse del contenido de esa carta, fue mayúsculo: “Se sintió ninguneado y puenteado. Había defendido el 'no', y ahora los presos, que son un referente moral en Cataluña, piden la abstención”.

El president, afirman desde su entorno, sintió que había hecho el “ridículo” siguiendo las tesis de Puigdemont. Un Puigdemont que, sin embargo, no ha quedado, como él, en mal lugar, ya que no ha hecho declaraciones públicas sobre la investidura, a pesar de haber dado instrucciones precisas al respecto.

“Está cansado y quiere ir por libre”

Este último episodio ha sido “la guinda” para Torra, que empieza a estar “realmente harto” de ser puenteado tanto por Artur Mas como por Carles Puigdemont. Dos ex presidentes que, aseguran desde el Govern, “ambicionan el puesto de Joaquim”.

El actual jefe del ejecutivo catalán, que ya avisó en su primer aniversario de la toma de posesión  que no se sentía un “president interino”, es “plenamente consciente” de esa disputa de sus predecesores por el poder, y “empieza a cansarse” de estar “siempre en medio”. Y, por ese motivo, ha tomado una decisión: “Va a empezar a actuar por libre”.

Torra se ha marcado el objetivo de “crear su propia historia como presidente”, sin seguir al pie de la letra el dictado de Puigdemont desde Waterloo y marcando distancias con los dirigentes de JxCAT más afines a Artur Mas.

El actual president, de hecho, empieza a postularse como candidato a la reelección, una circunstancia que tanto Mas como Puigdemont temen: “Ellos quieren volver, pero lo cierto es que ninguno de ellos puede ser presidente a día de hoy y Torra lo sabe”.

Se recuerda, al respecto, que la inhabilitación de Mas para ejercer cargo público dura hasta el 23 de febrero de 2020 y que Puigdemont sigue fugado de la justicia. Por tanto, de haber adelanto electoral en otoño, “el candidato va a ser Quim. Y su objetivo es encabezar la lista, a pesar de que Puigdemont quiera figurar en ella”.

Para los que apoyan el periodismo de exclusivas

Confidencial Digital publica noticias exclusivas, que solamente se leen en estas páginas. Y ha creado una comunidad de amigos, Somos ECD, a quienes además se ofrece otras informaciones más, para que sean lectores mejor informados aún, junto con varios servicios y ventajas. Súmate a este proyecto periodístico incorporándote a Somos ECD.

Comentarios
Somos ECD
Periodismo libre, valiente, independiente, indispensable