Política

Revuelta de barones del PP contra Feijóo por insistir en que gobierne la lista más votada

Le han advertido de que con esa propuesta no podrán gobernar en Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón… tras las elecciones de mayo

Feijóo fracasa en la operación con PNV y regionalistas para no depender de Vox.
photo_camera Feijóo y barones del PP, en la presentación de candidatos a las principales capitales.

El PP celebró en Zaragoza el acto para la presentación de los candidatos autonómicos de cara a las elecciones de mayo. Este domingo tiene previsto hacer lo mismo con los cabezas de lista para las municipales. Pero los dirigentes territoriales acuden a la cita dispuestos a forzar a Feijóo a otra rectificación: que no insista en que gobierne la lista más votada.

Feijóo ha lanzado, como gran novedad en la última semana, la propuesta de que, tras unos comicios, en las distintas demarcaciones territoriales gobierne la lista más votada. Es un intento de zafarse de la necesidad de contar con Vox para conseguir mayorías, algo que ahora ocurre en Castilla y León, Murcia, Andalucía, Madrid... 

Sin embargo, según ha sabido Confidencial Digital por fuentes del PP, varios barones regionales del partido se han dirigido al presidente para que no siga defendiendo tal idea, porque, si se aplicara ese principio, muchos de ellos se quedarían sin gobernar. Motivo: en esas circunscripciones concretas, los más votados son los socialistas.

No podrán gobernar en cuatro autonomías

Le han recordado que las encuestas que manejan constatan que el PP tiene opciones de pelear en cuatro grandes territorios del PSOE: Comunidad valenciana, Castilla La Mancha, Extremadura y Aragón, según fuentes regionales.

De acuerdo con los sondeos internos, María Guardiola se quedaría al borde de arrebatarle la presidencia de Extremadura a Guillermo Fernández Vara, ya que lograría entre 27 y 28 diputados, por los 29-30 de los socialistas, mientras que Vox tendría 4-5 y Podemos-IU-Equo, 3-4. 

Eso deja a los populares justo en la frontera de sumar junto a Vox los 33 escaños de la mayoría absoluta.

En Castilla-La Mancha, las encuestas adjudican 16 escaños al PSOE de Emiliano García-Page, 14 al PP de Paco Núñez y tres a Vox, que tendría la llave en favor de los populares. 

Y en la Comunidad Valenciana y Aragón, el PSOE también ganaría los comicios, pero el PP podría arrebatarle los gobiernos regionales con el apoyo de Vox y los partidos regionalistas, según los mismos sondeos.

El PP habría perdido Madrid y Zaragoza

En cuanto a las capitales más pobladas, con la propuesta de Feijóo, de que gobierne la lista más votada, el PP habría perdido hace cuatro años dos grandes ciudades donde gobierna en este momento.

La más importante es la capital de España. En 2019, fue Más Madrid, la plataforma de la ex alcaldesa Manuela Carmena, la opción más votada en la ciudad con más de medio millón de votos. Eso sí, la suma con los socialistas no fue suficiente, y la suma PP-Cs-Vox dio el bastón de mando a José Luis Martínez-Almeida. 

En Zaragoza ocurrió algo similar. La actual ministra de Educación y portavoz del PSOE, Pilar Alegría, se impuso a Jorge Azcón por más de 20.000 votos. Pero, de nuevo, la suma de las derechas hizo que el regidor fuera ‘popular’.

 

En Sevilla, el PSOE gobierna y fue la lista más votada, aunque su entonces alcalde, Juan Espadas, dio el salto a la secretaría general de los socialistas andaluces, dando el relevo a Antonio Muñoz. 

Tampoco en Valencia aplicar dicho principio hubiera supuesto un vuelco, pues Joan Ribó, de Compromís, se alzó con la victoria y, ayudado por el PSOE, con el Ayuntamiento. 

En el caso de Barcelona, Ada Colau (Barcelona en Comú) habría tenido que dar paso a Ernest Maragall (ERC), el más votado, pero los sufragios de la plataforma de Manuel Valls posibilitaron que Colau continuase al frente de la Ciudad Condal.

Tuvo que rectificar los elogios a Page

En su intento de elaborar una nueva estrategia y una nueva oferta electoral, incluyendo ‘fichajes’ como el de Borja Sémper, Feijóo está dando no pequeños disgustos a los líderes regionales, quienes, cuando tienen ocasión, le instan para que modifique alguna de esas iniciativas porque les están castigando electoralmente. 

Ya sucedió cuando dedicó elogios a algunos barones del PSOE críticos con Pedro Sánchez, en especial al presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page. 

Page se había desmarcado públicamente de algunas decisiones del Gobierno, y de las descalificaciones personales que Sánchez dirigió al líder popular, y replicó que era “una persona solvente”. Feijóo correspondió con elogios al castellano-manchego y diciendo que se “identificaba” con él. 

Tal comentario motivó que varios dirigentes regionales se dirigieran a Génova para pedir al presidente que cesara en las buenas palabras hacia García-Page porque eso desmotivaba a los electores en sus propias circunscripciones.

Comentarios
Somos ECD
¿Quieres formar parte de ECD?