Seguridad

Fallo de la Audiencia Provincial de Madrid

Absueltos dos guardias civiles acusados de maltrato a un preso que llegó sangrando al juzgado

El reo, un famoso delincuente que lleva décadas en la cárcel, alegó que le habían “roto el oído” durante un traslado. El juez consideró “inverosímil” parte de su relato

Cárcel de Aranjuez.
photo_cameraCárcel de Aranjuez.

La Audiencia Provincial de Madrid ha absuelto a dos guardias civiles de los delitos de abuso y lesiones a un preso de la cárcel de Aranjuez VI. Los hechos, que el juez consideró “inverosímiles” en parte, se produjeron durante el traslado a un juzgado donde el reo debía declarar.


‘El Tiri’, apodo por el que se conoce a Julián S.C, es un viejo conocido de la Policía y la Guardia Civil desde los años 70, cuando siendo un adolescente formaba parte de una peligrosa banda juvenil de atracadores de joyerías.

Su historial delictivo le llevo a pasar 18 años de cárcel. Su delito más grave, un homicidio. La última vez que pasó delante de un juez lo hizo no como acusado, si no como parte denunciante.

Según alegaba en su denuncia, uno de los agentes que le trasladaba al juzgado para un trámite legal le había agredido y maltratado. Decía que, estando esposado, le habían empujado contra el suelo y le habían provocado diversas heridas.

Tal y como recoge la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid, cuando el denunciante llegó al juzgado presentaba lesiones consistentes en una excoriación sangrante en el pabellón auricular derecho, excoriación con pequeña inflamación en la región parieto-frontal y diversas erosiones en la rodilla.

Según el relato del preso, estas heridas se habían producido cuando supuestamente el agente denunciado le tiró al suelo esposado cuando se encontraba en el interior del vehículo policial. Además, según aseguraba la acusación, le iban dando “patadas y puñetazos” durante el  traslado de vuelta a la prisión, donde volvió a ser analizado por el facultativo de Aranjuez VI.

En la argumentación de su defensa, el preso alegó que tan sólo le quedaban 15 días para obtener un permiso y que pronto estaría fuera de la cárcel, por lo que no buscaba meterse en problemas. Su expediente legal, sin embargo, no decía lo mismo. De hecho, 15 días después sumó más tiempo de condena por un delito pendiente.

Según la defensa de los agentes de la Guardia Civil acusados –que corrió a cargo del bufete Aestimatio Abogados-, el preso comenzó a mostrar signos de tensión y nerviosismo cuando, en un cacheo previo al viaje, se le incautó un paquete de tabaco. Algo prohibido durante estos viajes. Al quitárselo, el preso –según la declaración del agente- empezó a insultarles y a decir que “pocos guardias civiles mató ETA”.

Tras esa escena, y después de ser introducido en el furgón, los agentes comprobaron que el preso seguía en un evidente estado de nerviosismo y comenzó a golpearse contra la chapa del furgón.

A la llegada de vuelta a la prisión, el agente asegura que al abrir la puerta del furgón el preso se abalanzó sobre él, golpeándose ambos contra una pared y provocando una lesión muscular al guardia civil además de la rotura de un teléfono móvil y unas gafas.

Analizadas las declaraciones de ambas partes, el juez de la Audiencia Provincial de Madrid aseguró que partes del relato del denunciante resultaban “inverosímiles”. El fallo absolvió a los agentes del delito de abusos de cargo y atentado contra la integridad moral.

El Ministerio Fiscal, por su parte, pidió para el denunciante una pena de 9 meses de prisión acusado de un delito de resistencia, aunque también fue sido absuelto de ello por el mismo tribunal.


Comentarios
Gratis
Quiero estar informado con el Boletín Diario en mi correo