Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

El Chivato

Los senadores dan mal ejemplo: fuman en los pasillos y tiran las colillas a las jardineras. Bronca de Javier Rojo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Desde la puesta en marcha la llamada ‘ley antitabaco’ se instauró la prohibición de fumar en todos los centros de trabajo y dependencias de las administraciones públicas. En el palacio del Senado, los fumadores deben salir a la calle ya que ni tan siquiera se les permite encender un cigarrillo en la azotea, el patio o la cafetería.

Le cuentan a El Chivato que ha llevado a oídos del presidente de la Cámara que algunos senadores se están saltando esta prohibición y están fumando en las dependencias interiores del edificio. A algunos incluso les han descubierto ‘in fraganti’.

Pero ahí no acaba todo. Los trabajadores de limpieza de la Cámara descubrieron que los fumadores arrojaban las colillas a las jardineras que hay instaladas. El cabreo de Javier Rojo fue considerable.

Para evitar problemas mayores, el pasado martes la dirección de Recursos Humanos del Senado distribuyó internamente la siguiente circular sobre la prohibición de fumar en sus dependencias:

“Dado que en las últimas semanas se ha tenido conocimiento del incumplimiento por parte de algunas personas de la prohibición de fumar en el recinto de la Cámara, se recuerda a los Sres. Senadores, funcionarios y demás personal que presta servicio en el Senado que, de conformidad con la Ley 28/2005, de 26 de diciembre, de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, que establece la prohibición total de fumar en los centros de trabajo públicos y privados y en los centros y dependencias de las Administraciones Públicas y entidades de Derecho Público, está prohibido fumar en todas las dependencias del Senado, inclusive en cafetería, garaje, azoteas y patio del Edificio de Ampliación.

Asimismo es preciso reiterar el riesgo añadido de incendio que supone arrojar colillas a las jardineras, dado que la turba con que se abonan las plantas es susceptible de arder”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·