Opinión

Por la boca…¡Aupa Urkullu!

El lehendakari Iñigo Urkullu jura su cargo ante el árbol de Gernika
photo_camera El lehendakari Iñigo Urkullu jura su cargo ante el árbol de Gernika

Urkullu no solamente logrará que Sánchez vaya a Ajuria Enea a dar cabezazos ante la Ikurriña, sino que además -y aprovechando que Bolaños dice que hay que hablar de todo-  hablarán de las nueces de los cupos, de las nueces de los presos y hasta de las nueces de la amnistía a ciertos personajes ahora muy de actualidad.


Dice Urkullu que pide consenso para relanzar la nación vasca, la reintegración foral y recuperar la soberanía anterior a 1839 y los fueros que se abolieron antes.


De siempre es sabido el afán conservador del Partido Nacionalista Vasco, pero tanto como para evocar con nostalgia la situación anterior a las guerras carlistas y añorar la época de Fernando VII, se hace impensable a estas alturas y más, con un gobierno tan progresista y feminista en La Moncloa. Ni que por allí pululara Calomarde, el de la Ley Sálica, machista empedernido, al que según la tradición no ofendían manos blancas, ante el horror, es un suponer, de Montero (la de igualdad), discutiendo aquello de reina sí reina no.


Como además los nacionalistas vascos no dan puntada sin abrir el monedero, se puede sospechar que esta puntada tan enraizada en el S.XIX y dada inmediatamente después de las reverencias de Sánchez a la bandera catalana en el palacio de la Generalidad, la dé Urkullu no solamente para lograr que Sánchez vaya a Ajuria Enea a dar cabezazos ante la Ikurriña, sino que además, y aprovechando que Bolaños dice que hay que hablar de todo, se pongan a consensuar sobre cupos, sobre presos y hasta de la amnistía a ciertos personajes ahora muy de actualidad. O sea a recoger nueces.


Como casi siempre, el Partido Nacionalista Vasco y el gobierno de Urkullu no entran en batallas difíciles y dejan el trabajo sucio a Puigdemont, Junqueras y compañía y esperan a que vayan cayendo las nueces más allá de Pancorbo y no importa que las nueces vengan en reales o maravedíes de hace siglos, porque en Neguri hay expertos en monetarismo que rápidamente transforman las nueces caídas en euros contantes y sonantes.


La realidad es que a Sánchez se le abre otro frente y que en ese frente también tiene que pescar votos para los presupuestos y que a río revuelto la que pierde es España.
Éramos pocos y parió Urkullu.


La carcajada: Redondo: “Mi relación con el presidente Sánchez es sagrada, forjada en momentos interesantes”

Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?