Opinión

Por la boca... Previsión y trabajo

Fernando Grande-Marlaska.
photo_camera Fernando Grande-Marlaska.

Este fin de semana el ejemplo de eso de trabajo y de previsión y el paradigma diáfano del afán por colocarnos las dos palabrejas, ha sido el ministro del Interior, quien -tras su desdichada y criticada cena, mojito incluído- se ha afanado en demostrar a los españoles que trabaja el fin de semana, que no se da descanso,  que todo está previsto y que la coordinación entre las distintas policías es perfecta.

En su continua campaña electoral, el gobierno de Pedro Sánchez, el mismo presidente y cada uno de los ministros, emplean constantemente la palabra trabajo. El gobierno trabaja, el gobierno siempre está trabajando. Ahora, con “lo” de Cataluña han agregado, presidente y ministros, el vocablo previsión.

Lo del trabajo puede ponerse en tela de juicio, sobre todo si nos dedicamos a investigar para quien trabajan, pero lo de la previsión, a la vista de lo sucedido en Cataluña, es absolutamente discutible.

Este fin de semana el ejemplo de eso de trabajo y de previsión y el paradigma diáfano del afán por colocarnos las dos palabrejas, ha sido la actividad del ministro del Interior quien -tras su desdichada y criticada cena, mojito incluído- se ha afanado en demostrar a los españoles que trabaja el fin de semana, que no se da descanso, que todo está previsto y que la coordinación entre las distintas policías es perfecta fundamentalmente en las acciones encaminadas -a la vista está que con escasa fortuna- a evitar el terrorismo callejero, el vandalismo y el saqueo en las capitales catalanas.

Compareció el ministro en rueda de prensa, tras su viaje a Barcelona para visitar a los heridos y para coordinar las acciones de la policía y compareció -por supuesto sin decir nada y sin aclarar nada- fundamentalmente para tres objetivos: demostrarnos que trabaja el fin de semana, contarnos que el gobierno lo tiene todo previsto desde hace días y afirmar, una y otra vez, la magnífica y completa colaboración de Guardia Civil, Policía Nacional y Mozos de Escuadra.

Suponiendo que todo lo que dijo el ministro -que además nos abrumó con cifras de heridos y detenidos, cifras que los medios de comunicación habían dado muchas horas antes- sea cierto, todo sonaba a justificación, a intentar enjugar el mojito de la cena y a alimentar la campaña electoral.

Trabajo y previsión. Ahora que Franco está tan de moda, es inevitable pensar en aquel Instituto Nacional de Previsión que se encargaba del trabajo de los españoles y de su seguridad social.

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes