Opinión

Las nueces y el ruido

En Cataluña alguien está moviendo el nogal y están cayendo una serie de nueces más o menos tontas, absurdas y sin sentido en forma de urnas en las que algunos, no muchos, votan por la independencia del Principado.

En los ámbitos políticos, quienes no están por la labor tratan por todos los medios de deslegitimar esa especie de juego absurdo. Los medios de comunicación o lo toman a broma o ‘ningunean’ a quienes lo están propiciando.

En esas condiciones no es fácil calibrar el ruido, y menos la importancia real de las nueces que están cayendo, pero sí que da la sensación de que el ruido es, cuando menos, suficiente para que ‘suene’ y que las nueces tienen mayor calado del que muchos piensan.

De momento han votado, independencia sí, independencia no, jóvenes de 16 años a quienes va a ser muy difícil convencer de que no están ejerciendo un sacrosanto derecho y que además creen que han protagonizado una jornada política trascendente para su futuro y para el de Cataluña.

De momento la palabra independencia se ha desmitificado y se pronuncia sin pestañear en los ámbitos más diversos y, sobre todo, se hace sin recato alguno.

De momento el Partido Socialista de Cataluña hace ejercicios en la cuerda floja del tripartito y de momento el tripartito sigue.

Y todo con el telón de fondo del Estatuto y de la sentencia del Constitucional que, a base de dilatarse en el tiempo, va a salir pasada de rosca, entre otras razones porque, se diga lo que se diga, en sus considerandos ya hay cosas que están en vigor.

Las mascaradas de las urnas en Cataluña tienen mucho más calado del que se piensa. Se equivocarían quienes consideren que por no ser vinculantes o por no tener trascendencia jurídica no la tienen política. La tienen -y mucha- desde el momento que están poniendo en tela de juicio el derecho del resto de los españoles a decidir libremente y sin presiones sobre el futuro de la unidad de España. Un derecho que debe de merecer al menos el mismo respeto que el que algunos tienen por la decisión unilateral de una parte de los catalanes.

 
Comentarios
Somos ECD
¿Buscas un medio de información libre, que no se casa con nadie?