Opinión

La ministra Sinde: quiere cerrar webs en treinta días. Esta no es la solución

Por fin hubo acuerdo entre los principales partidos, a saber, PSOE, PP y CIU. Por tanto la conocida como “ley Sinde” que se encuentra dentro de las disposiciones finales del anteproyecto de Ley de Economía Sostenible, se aprobará con una modificación meramente estética.

Y cuando digo estética me refiero a que cada vez que la Sección Segunda de la comisión de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura, pida la identificación del responsable del servicio de la sociedad de la información que está realizando la conducta presuntamente vulneradora, "de acuerdo con lo previsto en el apartado primero del artículo 122bis de la Ley reguladora de la Jurisdicción contencioso-administrativa", el juez actuará como solicitador de tal identificación pero no entrará en el fondo, simplemente se encargará de tramitar tal solicitud. Esto es “maniatar” al Juez y “actuar” sin que la justicia “actúe”.

El fondo de la cuestión: La industria de la música se muere y detrás de ella va la del cine.

La industria musical, está desapareciendo:

1.    Hace 10 años, a nivel mundial, se consumía 3 veces más productos musicales que todo el año 2009. Hace 26 se consumió el doble que todo el año 2009.

2.    El 90% de las ventas provenían de adquirir “álbumes”; ahora sólo se adquieren “sencillos”. Antes, año 2000, se consumieron 4 álbumes por persona, el año 2009 se consumieron 0,25 álbumes por persona.

3.    Las nuevas ventas por descargas a través de Internet, las suscripciones a sistemas y radios digitales, así como las descargas y los tonos y “multitonos” móviles, no son suficientes para paliar la caída tan formidable de ventas de los últimos 7 años.

La solución no pasa por cerrar webs, pasa por modificar las bases mismas del modelo: La propiedad intelectual

La única tabla de salvación que existe es maximizar el valor de los términos y condiciones no tanto por proteger los actuales términos y condiciones.

Estamos asistiendo a la aparición de innumerables innovaciones y cambios tecnológicos que son imposibles de parar.

Así por ejemplo, los artistas, están utilizando YouTube y otras fuentes para ofrecer música gratuita como una forma de generar interés y desde estas páginas enlazar a otras donde se pueda adquirir su música. 

Esto hace que los artistas estén expuestos a grandes audiencias. Estoy convencido que estás nuevas innovaciones y cambios tecnológicos, acabarán en nuevos sistemas y métodos donde la oferta y la demanda tengan su punto de encuentro.

Además se debe tener en cuenta que una película o una canción, pueden ser reproducidos hasta el infinito, por tanto no les aplican leyes de distribución física, como puedan ser otros bienes finitos como, por ejemplo los alimentos.

Este es pues el camino natural, y por tanto considero que no es inteligente por parte del Ministerio de Cultura así como por su Titular, empeñar su escaso tiempo en promulgar una ley de dudosa eficacia en vez de aplicar su inteligencia en analizar a fondo las nuevas vías que se presentan en el mercado y propugnar las que a su criterio más posibilidades tengan para ayudar a un sector que se muere.

Pulse o haga clic para ver más noticias.

 

 
Comentarios
Somos ECD
¿Quieres ser protagonista del Confidencial Digital?