Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

La voz del lector

La Manzana podrida (y III)

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En estos últimos días he visto como lo comentado en mi último escrito, se sigue produciendo y se ha vuelto a enconar el “todos contra uno”,  encabezados por el partido Socialista. Me comenta un amigo mío que:

“A mi entender, la inquina infinita de la izquierda contra el PP se basa en dos fundamentos que -sin razón- tiene como dogmas inamovibles: El primero: el PP es el heredero del franquismo y por tanto es un partido antidemocrático, sin derecho a un lugar en la vida política española y el segundo: la izquierda es moralmente superior a la derecha porque apoya a las clases populares, que históricamente han sido y siguen siendo maltratadas y explotadas por los burgueses y fachas  del PP. Con esos presupuestos, se entiende no ya la inquina, sino el odio profundo y visceral de la izquierda española por el PP, al que consideran representante de la más abyecta y reaccionaria postura política y social y, por tanto, responsable de todos los males que afligen a España.

En realidad, todo esto no es  más que una continuación de la ideología extremista y sectaria que llevó al Frente Popular de la Segunda República a la algarada, al crimen y, finalmente, a la guerra civil. El PSOE y el PCE, éste último enmascarado tras las siglas de IU, no es que sean herederos de aquellas siniestras facciones políticas, es que son los mismos continuadores con las mismas siglas.  Afortunadamente, las circunstancias de España y de Europa sí han cambiado sustancialmente y no caerá ya la misma maldita breva que trajo tanta destrucción y sufrimiento a nuestro país”. 

Y yo añado que también afortunadamente, ésta izquierda ha demostrado, sus dirigentes, tanto Políticos como Sindicales, que son tan burgueses y fachas como cualquier ser humano con sus virtudes y sus debilidades, porque en definitiva, en eso es en lo que todos somos iguales, todos somos personas humanas.

La Manzana Podrida, es la propia ideología Socialista, es la que está infectada, y la que infecta. Da igual que se llame: Partido Socialista Obrero Español, Partido Comunista, Izquierda Unida, Progresistas, Populistas, o Podemos.  Esa es la que hay que sacar del cesto si queremos sanar todo el cuerpo, y conseguir una Democracia verdadera, dentro de sus virtudes y defectos, como toda obra humana;  volver a empezar a caminar, asentar el sistema de convivencia que nos hemos dado, corregir con voluntad sincera los fallos que hemos tenido, y hacer de España, la Nación que debe ser.

El Partido Socialista debe refundarse, o morirá, y en esa muerte se puede llevar por delante generaciones de españoles con mucho dolor y sufrimiento. Tiene que olvidarse de quien le quiere sustituir con su misma ideología actual, y convertirse en el Partido Socialdemócrata Español que necesitamos en España y en Europa, u otro con el tiempo ocupará ese lugar. Tiene una persona al frente, joven, aunque con muy poca experiencia, pero con tiempo, y no debe de tener prisa por alcanzar el poder.

Vivimos tiempos de confusión en lo político y en lo social, utilizamos términos que debemos mandar al baúl de los recuerdos y que solo sirven para enfrentamientos. ¿Qué es derechas?, ¿Que es izquierdas? si por izquierda se entiende conseguir el bienestar para los pobres, para que todos puedan satisfacer el derecho a vivir con un mínimo de comodidad, a trabajar, a estar bien asistidos si se ponen enfermos, a distraerse, a tener hijos y poderles educar, a ser viejos y ser atendidos, entonces yo estoy más a la izquierda que nadie. Naturalmente sin compromisos con el marxismo o con el materialismo; ni con la lucha de clases, o de castas, en esto no podemos transigir. Pondríamos en peligro la libertad, como se ha demostrado y se demuestra.

¡Cuánto me gustaría poder votar a un líder Socialdemócrata!

¿Y el Partido Popular? Como era inevitable, al no corregir cuando ha tenido ocasión, el veneno que estaba corrompiendo a la sociedad y por lo tanto a la política, se ha infectado también.

Se refundo hace ya creo 25 años, y paso de ser un partido de derechas, a ser un Partido Conservador-Liberal. Digan lo que digan no es un partido de derechas, y eso tienen que empezar a creérselo. Y aquí tenemos otras de las claves. Está también en un momento histórico, de los de verdad. Y la solución es bien sencilla: Que ponga en práctica el programa con el que ganó las elecciones. Que vaya a por esos diez millones y medio de votos que saco. ¿Se han dado cuenta que son los mismos que obtuvo en 2008?

Puede empezar por derogar el sistema de elección del Consejo del Poder Judicial que incluyeron en la última ley aprobada, y promover una ley que reafirme y explicite la forma de elección tal como está en el artículo 122. 3, de la Constitución. Lo pusieron en su programa.

Puede seguir por derogar la ley sobre el aborto vigente, y volver a la ley de despenalización anteriormente vigente. Eso de momento. Después puede proponer y aprobar una ley en defensa de la vida, que explicite lo que indica nuestra Constitución. Al presidente Zapatero, no le tembló  el pulso cuando derogó una ley de Educación que había sido consensuada por el 85% de los estamentos implicados en ella. Perdimos ocho años.

Y así, pasito a pasito, empezaremos a regenerar nuestra sociedad y al mismo tiempo la política, y los políticos. A fin de cuentas estos, somos nosotros mismos, son nuestros compatriotas, muchas veces también amigos, vecinos, y por ello al descubrir la corrupción,  el dolor es más intenso. Pudimos verlo reflejado en el rostro del anterior Alcalde socialista de Parla, que casi no podía hablar; en la boca temblorosa del economista de prestigio y tertuliano que quería dar su explicación ante los que habían sido sus amigos, o eso pensaba él.

Seamos inflexibles con el delito, pero sin humillar a la persona caída. Y empecemos por ser exigentes con nosotros mismos primero, y después con los demás. Tenemos la oportunidad de demostrarlo. Desterremos de nuestro lado la Manzana Podrida. ¡Y por favor no la sustituyamos por otra!

J. R. Pablos

Etiquetas
,
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·