Opinión

El arte de dirigir la propia vida y la de los demás

El panorama universitario actual -incluidas en él una parte importante de las escuelas de negocios- se muestra ajeno al desarrollo de la capacidad emocional en el individuo, de tal forma que son multitud las personas que añaden a su título universitario una torpeza más que evidente en sus relaciones con los demás.

Tal incompetencia encuentra fundamento, entre otras consideraciones, en una pobre comprensión de su naturaleza interpersonal. El mundo exterior -el de la relación interpersonal- anticipa la pobreza de su mundo interior, el intrapersonal. De ahí que se derive la importancia de acercar la enseñanza de la inteligencia emocional a la comunidad educativa, sea o no universitaria, porque se ha menospreciado sobremanera la emoción en beneficio del intelecto.

Pero con el redescubrimiento de la emoción no queda resuelta la ecuación de la formación integral del individuo. En su blog, y con fecha 19 de Enero de 2014,  Eduard Punset se refiere a la misma " Distintos experimentos efectuados en el curso del año recién terminado tienden a demostrar que, cuando se afilan las técnicas emocionales, se está preparando el terreno no solo para hacer el bien a los demás, sino las posibilidades de manipularlos con fines no aprobados... Cuando uno puede controlar sus propias emociones, puede mentir con mayor facilidad. Se puede disfrazar el dolor con una sonrisa...".

Parece cuanto menos chocante que demos vueltas y más vueltas a todo tipo de inteligencias para finalizar postrados ante una realidad que  se nos manifiesta contumazmente tozuda: hemos descubierto la ética.

En nuestra forma de construirnos, de hacernos, añadimos conocimiento intelectual sobre una base emocional que no acaba de perfeccionarse nunca del todo, y que encuentra sus primeros fundamentos en la familia, compañeros de colegio, deporte, amistades, etc. De la pobreza de este primer lecho emocional depende en gran medida su desarrollo posterior. Y es así por el distanciamiento con lo emocional de toda la cadena formativa a la que debe aferrarse el individuo. No se puede perfeccionar lo que no se trabaja.

Pero el armazón de nuestro edificio personal no queda resuelto  con la sola presencia de  habilidades, bien sean intelectuales o emocionales, a ellas debemos añadir criterio ético.

Como decía Ortega y Gasset "... Esa vida con que nos encontramos, que nos ha sido dada, no nos ha sido dada hecha. Tenemos que hacérnosla nosotros. Esto quiere decir que la vida consiste en una serie de dificultades que es preciso resolver..."

¿Cómo las resolvemos? O mejor dicho ¿Cómo nos edificamos?, ¿Cómo nos construimos día a día? Pues lisa y llanamente a través del ejercicio de nuestra capacidad de decidir, esto es, tomando elección entre las alternativas que se nos muestran. Así se hace, así se dirige nuestra vida: eligiendo, tomando partido. De ahí la sentencia "Somos lo que hacemos".

Pero nuestra mente lógica y racional, más pronto que tarde, se enfrenta con la paradoja de que son contadas las ocasiones en las que se sabe qué dirección tomar. Si  desconozco la meta significa que no la he buscado. O dicho de otra forma, si no me he dotado de una misión en la vida indica que la he reflexionado pero no la he encontrado. ¿Cómo saber qué dirección tomar?

Pero para todo aquel que ha tenido oportunidad de moverse por un terreno desconocido, auxiliado con la sola presencia de una brújula y un plano, conoce que tan importante resulta saber la posición en la que se encuentra como el destino final al que se dirige. De forma pareja resulta nuestra situación vital. En infinidad de ocasiones no sabemos hacia dónde dirigir nuestros esfuerzos e ilusiones; otras, en cambio, simplemente se nos anticipa lo que no nos gusta, que ya es mucho. Pero en cualquier caso, sepamos o no el logro anhelado, estamos en disposición de no vagar erráticamente.

Solamente si asimos con firmeza valores de naturaleza superior -denominados principios por su condición de universales e intemporales-, tales como la justicia, el servicio a los demás, la entrega incondicional y amorosa, entre otros, estaremos en situación de no sentirnos perdidos, abocados al mayor de los vacios (la crisis noogénica de Viktor Frankl).

La inteligencia emocional supone dos tercios del éxito en la empresa, muy por encima del tercio intelectual restante. Pero si la conciencia política, la empatía, la negociación, la capacidad de comunicación, entre otras cualidades propias de la inteligencia emocional, no están gobernadas por la conciencia ética lo único que se habrá conseguido es la instauración de un sistema cínico y mentiroso abierto a todo tipo de comportamientos hipócritas.

Es por ello que sigue siendo cierto que quién no se gobierna a sí mismo con criterio ético, inteligencia moral e intelectual suficientes, resultará nefasto para cualquier organización que persiga la excelencia. El resto simplemente sumirá a su institución en el ruido de fondo habitual.

Santiago Ávila

Socio Director Executives On Go

Comentarios
Somos ECD
Queremos escucharte y queremos que nos ayudes