Domingo 27/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

ICV pide ahora elevar una queja a la Eurocámara

Jáuregui y Fisas han sido claves para que Sociedad Civil Catalana recibiera el premio Ciudadano Europeo

Los dos eurodiputados de PSOE y PP contrarrestaron la ofensiva nacionalista en Estrasburgo, que la calificó de franquista y xenófoba

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ofensiva de nacionalistas e independentistas contra Societat Civil Catalana (SCC) está alcanzando cotas inimaginables. El motivo es el premio Ciudadano Europeo que el Parlamento de Estrasburgo entregó el 25 de febrero a esta asociación, contraria a la independencia, un galardón al que optaba también la Asamblea Nacional Catalana (ANC).  

Manifestación de Sociedad Civil Catalana. Manifestación de Sociedad Civil Catalana.

Las presiones que los partidos nacionalistas e independentistas catalanes han realizado ante Estrasburgo para evitar que finalmente el premio recayera en la asociación que preside Josep María Bosch fueron contrarrestadas por dos diputados de PSOE y PP, Ramón Jaúregui y Santiago Fisas, que refutaron los argumentos de ERC, CiU e ICV.

Estos partidos enviaron una primera carta en noviembre a la vicepresidenta del Parlamento Europeo, Sylvie Guillaume, en la que criticaban la decisión de la institución de conceder este importante galardón a Societat Civil. Acusaban a la asociación de tener “vínculos con la extrema derecha española” y de promover “ideas xenófobas y extremistas”.

Esas acusaciones cayeron en saco roto y en febrero, Societat Civil recogió el premio Ciudadano Europeo en Estrasburgo. Esto motivó una segunda carta de queja por parte de los eurodiputados Ramón Tremosa (Convergencia Democrática), Ernest Maragall y Josep María Terricabras (ERC), Frances Garbús (Unió Democrática) y Ernest Urtasun (ICV) a la Cancillería del Premio Ciudadano Europeo.

La respuesta de la Vicepresidenta del Parlamento Europeo fue igual de contundente que a la primera. Guillaume aseguró que el galardonado había pasado dos jurados, uno español y otro comunitario, y que todas las acusaciones incluidas en esas cartas habían sido “rebatidas”.

En efecto, según las fuentes consultadas, dos europarlamentarios españoles han sido claves para que esas acusaciones no llegaran a más y SCC pudiera recoger su premio. Se trata de Ramón Jaúregui, del PSOE, y de Santiago Fisas, del PP.

“Ellos escucharon las alegaciones que hicieron desde Societat Civil y las trasladaron a Guillaume, que les había consultado previamente. Rebatieron una por una las acusaciones de los nacionalistas y trabajaron para que el premio fuese a SCC”, explican fuentes conocedoras de la situación. Entre ellas, que el presidente de Societat Civil, Josep Ramón Bosch, no ha pertenecido a ningún partido fascista.

Queja al Parlamento Europeo

Pero las presiones nacionalistas no han terminado. El fracaso de la primera carta de noviembre motivó una segunda en febrero, y el fracaso de la segunda ha motivado que ayer, 17 de marzo, casi un mes después de recogido el premio –25 de febrero en Bruselas–, el Parlamento catalán aprobara una iniciativa de ICV que pide elevar una queja al Parlamento Europeo por la concesión del citado premio.

El Parlamento catalán ha aceptado la propuesta de ICV y ahora se buscará una fecha para debatirla en comisión y que los partidos fijen postura. “Han pasado más de cuatro meses desde que se conoció que nos daban el premio, y casi un mes desde que lo recibimos y seguimos con esto. Esto es una clara muestra de lo que está pasando en Cataluña y de lo que tenemos que sufrir los que no pensamos como ellos”, aseguran desde SCC.

Campaña contra las esteladas

De cara a ese debate, Societat Civil se ha reunido con los partidos catalanes que han aceptado sentarse con ellos para defenderse de las acusaciones y pedirles que voten en contra de elevar una queja a Estrasburgo. Ni la CUP, ni ERC ni ICV, de momento, han aceptado reunirse con ellos.

Además, SCC ha anunciado que va a contabilizar una a una todas las esteladas que ondean en organismos públicos de todos los pueblos de Cataluña para denunciarlos ante la Junta Electoral Central y pedir su retirada antes de las próximas elecciones municipales.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·